Botellas de sidra

La sidra no es para cualquier lengua

Una recopilación de «frases de la sidra» con términos en euskera y francés despierta la polémica en las redes sociales


Que hay sidra más allá de las fronteras de Asturias nadie lo puede negar, que sólo como en Asturias se entiende la sidra y todo lo que le acompaña como un culto sagrado, es lo que permite entender que cualquier desviación de ciertos cánones termine pareciendo una herejía y un sacrilegio. Ocurrió años atrás cuando se obligó a etiquetar las botellas con un debate que duró meses y no cualquier innovación se acepta sin una dura y sesuda controversia hasta que se logra un consenso común.

Quizá por eso, la Xunta Pola Defensa de la Llingua ha puesto el grito en el cielo por la peculiar recopilación de «frases sobre la sidra» recogidas en la página web de Sidrerías de Asturias. Y lo hicieron porque junto a clásicos como «espalmar» o «magaya» se han incluido sin el menor recato palabras procedentes del euskera o el francés.

Como un «corta-apega» y una «puxarra» de web, definió el colectivo en defensa de la lengua asturiana la inclusión de barbarismos del calibre de «apurua» (que es una cata, la preba asturiana, que por cierto, no se recoge), «brouilles» (corazones de manzana, en Francia, con los que destilar orujo); además de «barrika», «garralia» (un tonel para el transporte al «caserío» por supuesto vasco); o «kizkila», término también en euskera para definir una vara para la recogida de manzanas.

En la propia página web se recuerda que la sidra en produce y bebe en muchos territorios pero que sólo la asturiana se escancia. La sidra es más que una bebida popular en Asturias, casi toda su producción es para consumo interno, y no decae con el transcurso de las generaciones. A menudo, noticias sobre los intentos de promover la producción de sidra en otras comunidades de la cornisa cantábrica despiertan comentarios irónicos entre los asturianos.

A raíz de la publicación de este reportaje, la Xunta Pola Defensa de la Llingua, destacó que no le parecía mal la inclusión de vocabulario de otras lenguas en la recoplilación sino que «lo que está en asturiano está mal y el resto también»: Además destacaron que lo «normal» sería que una web de este tipo, «institucional», tuviera una versión íntegra en lengua asturiana y no un conjunto de «frases donde alguién pegó cuatro cosas que encontró en Google».

Valora este artículo

9 votos
Etiquetas
Redes Sociales Internet Francia Transporte
Comentarios