Fernández Villa, a su llegada a los juzgados, junto a su abogada y su esposa

La Fiscalía acusa a Villa de urdir un plan para desviar fondos del SOMA a sus cuentas

El ministerio público reclama 5 años para el exlíder del SOMA, al que acusa de un delito continuado de apropiación indebida. Pide para Castillejo tres años y medio


Redacción

La Fiscalía del Principado de Asturias ha dado a conocer el escrito de acusación contra el exsecretario general del SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, y el exsecretario del Patronato de la fundación Infide, Pedro Castillejo. Para Villa la Fiscalía solicita cinco años de prisión, mientras que para Castillejo tres y medio, ambos por delito continuado de apropiación indebida. Sin que el fiscal entienda que existan circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, impone a Villa una indemnización al SOMA-Fitag-UGT por 434.158 euros, mientras que Castillejo deberá abonar a Infide 119.434 euros.

En su escrito, el ministerio público atribuye a Villa un delito continuado de apropiación indebida durante el tiempo en el que ostentó «la máxima capacidad de toma de decisiones» en el SOMA, donde ejerció una posición de «dominio absoluto» del sindicato, «siendo la persona que tomaba todas las decisiones en el mismo, nombraba el personal directivo del sindicato, y decidía la contratación y cese del personal».

Según su relato, el exlíder sindical habría ideado un plan destinado a desviar los fondos del sindicato a su patrimonio personal quedándose, entre otras cuestiones, con las dietas abonadas por el Comité intercentros de Hunosa que correspondían al sindicato. Además habría presentado gastos de aparcamientos, prensa, restaurantes, puros, sombreros, flores, centros dietéticos, maletas, farmacia, parafarmacia, delicatessen, libros, dvd, música, perfumerías y en diferentes tiendas, todo ello sin que los pagos tuviesen justificación alguna relacionada con la actividad sindical.

Todo ello, reitera el fiscal, derivado de esa situación de dominio total sobre el sindicato. Entre los años 2001 al 2007 Villa gastó con la tarjeta del SOMA un total de 37.120 euros. A partir de 2008, prosigue el escrito de acusación, el exsecretario general del SOMA «continuó con la dinámica», aunque en esta ocasión utilizando diferentes tarjetas de crédito por importe total de 36.082 euros hasta 2012. Por otro lado, cargó al sindicato diversas facturas de teléfono por importe conjunto de 1.065 euros que eran de consumo personal y que había pagado el acusado, recibiendo en compensación 1.317.

A pesar de que disponía de vehículo en el sindicato para las tareas que fuesen necesarias, «decidió que el sindicato procedería a comprarle los vehículos que fuesen pertinentes para su uso particular». Así, en 2001 adquirió un Mitsubishi Montero por 33.520 euros; en 2006 otro coche del mismo modelo por 52.111 euros, y el seguro del vehículo, con un coste de 13.936 euros. Para uso del sindicato, pero a su nombre, compró un Audi A4 cuyo coste fue cargado «legítimamente» al sindicato, ordenando transferencias mensuales de 882 euros para pagarlo desde su cuenta personal. Sin embargo, una vez terminado de pagar el vehículo, siguió percibiendo la misma cantidad por este concepto durante casi dos años más, siendo el importe apropiado «por exceso» de 16.764 euros. La suma total de las cantidades de las que se apropió de forma indebida asciende a 434.158 euros.

La Fiscalía también atribuye a Castillejo apropiación indebida durante su etapa como secretario del Patronato de la Fundación Instituto para la Formación, Investigación, Documentación y Estudios Sociales (Infide). En esta ocasión la suma asciende a 119.434,74 euros incorporados a su patrimonio a través de reintegros de efectivo, pagos en «innumerables restaurantes», farmacias y diferentes tiendas entre los años 2004 y 2013.

 

Valora este artículo

1 votos
Etiquetas
UGT
Comentarios