El Noroeste peninsular se encuentra desconectado de los principales corredores ferroviarios europeos

Galicia propone un proyecto que enlazaría Asturias con Oporto

La Xunta apuesta por recuperar la conexión de la ciudad portuguesa con Vigo y respalda el tren transcantábrico


Redacción

La Xunta de Galicia ha recuperado el proyecto para renovar la línea ferrea que une a Vigo con Oporto, dejando de lado la apuesta por la alta velocidad, pero con una mejoras de la vía que permitiera alcanzar velocidades en el umbral de los 160 kilómetros por hora. Este proyecto, que fue recuperado esta semana por parte del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, de visita en la localidad lusa de Braga. Los planes para modernizar las conexiones entre España y Portugal sufrieron un importante varapalo cuando, debido a la crisis internacional,Portugal abandonó en el 2011 la conexión Madrid-Lisboa, su proyecto estrella para conectarse con el resto del continente y como añadido se renunció también a al línea Oporto-Vigo. En el caso de que fraguara esta iniciativa permtiría un enlace directo entre Asturias con la ciudad portuguesa en el caso de que se llevase a cabo otro de los proyectos por el que han apostado las comunidades del norte de España: la conclusión del tren transcantábrico que mejore la línea y conecte todos los puertos de la cornisa.

El proyecto del corredor transcantábrico, que ya ha recibido los apoyos de Galicia, Asturias y Cantabria, propone ampliar la longitud máxima de los trenes de mercancías, para poder alcanzar los 550 metros en trenes de longitud básica y 750 metros de longitud especial. El corredor enlazaría los puertos de la Cornisa. En cuanto a los pasajeros, la velocidad se ampliaría a 120 Km/h para mejorar los tiempos de viaje a recorridos de corta y media distancia. El estudio sostiene que velocidades superiores a 150 km/h exigen un nuevo trazado. El trazado actual para ir de Ferrol a Bilbao precisa de 14 horas. En bus se tarda 11 horas y media y en vehículo privado unas cinco horas y media. La ventaja es que supone un coste menor (de entre 2.300 y 3.300 millones de euros) y tiene también un impacto ambiental más pequeño que el AVE del Cantábrico (que se elevaría hasta los 8.000 millones). El pasado mes de febrero, el Ejecutivo asturiano instó al Central a trabajar para incluir este proyecto en el Corredor Atlántico de manera que pudiera optar a recibir fondos europeos.

Valora este artículo

4 votos
Etiquetas
Comentarios