Las conexiones asturianas de la gran estafa del banquero Herzog

Un empresario de Madrid utilizó a dos personas vinculadas con Asturias para timar a 14.000 inversores y blanquear su botín


Redacción

Una estafa de 22 millones en el alquiler de GPS. Así podría resumirse, a grandes rasgos, uno de los timos más sonados del madrileño Michael Herzog, un hombre de negocios que ideó un complejo sistema con el que estafó a más de 14.000 inversores con la promesa de una rentabilidad de hasta el 300%. La trama de Herzog, que está en busca y captura, tiene ramificaciones asturianas.

La información publicada por el diario El País recoge que, durante una década, el madrileño utilizó internet para hacerse pasar por un importante hombre de negocios con trabajadores en 25 países. Incluso llegó asegurar que era el presidente del banco International Finance, una entidad de una isla del Índico de Anjouan. En realidad todo era mentira, una estrategia encaminada a estafar a miles de inversores. Y los planes le salieron bien, ya que consiguió recaudar 22 millones.

Herzog utilizó Madrid como centro de operaciones y, siempre en un segundo plano, consiguió salirse con la suya. Para conseguirlo llevó a cabo acciones dignas de un guión de película: pasaporte falso, direcciones inexistentes, historia laboral inventada... Una vez se hizo con el ansiado botín, volvió a tirar de ingenio para blanquear el dinero, y ahí es donde aparecen las conexiones asturianas.

Herzog utilizó un entramado de 42 empresas para lavar su dinero. Según el diario, Herzog recurrió al empresario Omar Zeidán, un supuesto hombre de fútbol que en 2014 intentó comprar el Sporting. Zeidán, que aseguraba representar a un grupo de inversores ingleses, llegó a tener un preacuerdo con la familia Fernández. Relacionado con Quique Pina, otro empresario que hace negocios con el fútbol, presidió el Eldense, club que años después de su marcha estuvo implicado en un caso de apuestas deportivas.

Después de varias comparecencias públicas en las que mostró su compromiso con el club gijonés, su interés fue desapareciendo poco a poco. El silencio de Zeidán y el oscurantismo que rodeaba a la operación provocó la ruptura de las negociaciones. El País asegura que Herzog recurrió a Zeidán para blanquear 1,8 millones a través de un préstamo.

El otro asturiano supuestamente relacionado con Herzog es el empresario Benito Conde, que junto al abogado Ángel Martín habrán sido parte importante en el entramado del madrileño. La Guardia Civil detuvo a Conde y Martín en enero de 2016 y los dos figuran como imputados en la causa judicial de la estafa de los GPS. Están en libertad a la espera de juicio tras abonar una fianza de 50.000 euros cada uno.

España es el quinto país con más denuncias registradas por este timo (167). Herzog estafó a inversores en 33 países, la mayoría de ellos franceses, seguidos de los eslovenos, suizos y belgas.

Valora este artículo

3 votos
Etiquetas