David frente a Goliat


Se me ha hecho interminable pero ya llegó el momento. Por fin las y los militantes socialistas pondremos fin a la interinidad de la gestora y tendremos a una persona legitimada en las elecciones internas para dirigir el partido. Es verdad que tras el domingo comenzará otra batalla, que no es poca, referente a quiénes van de delegadas y delegados a los congresos regional (28 de mayo) y federal (16, 17 y 18 de junio), sumado a las condiciones y criterios que determinadas federaciones querrán poner sobre la mesa de cara a la nueva ejecutiva que salga. No obstante, el domingo se decidirá en mi opinión el principal dilema del partido: si la mayoría está con quienes vieron con buenos ojos la abstención a Rajoy y la manera con la que se provocó la dimisión de Pedro Sánchez o por si el contrario hay que darle una segunda oportunidad al ex Secretario General y valorar su coherencia y firmeza contra el Partido Popular.

El debate entre los tres candidatos (para muchas personas el verdadero triunfador fue Patxi López, que no tenía nada que perder y sí mucho que ganar) fue una muestra más de que el PSOE, pese a todos sus errores, es el partido más democrático de España. Ningún otro partido ha celebrado algo parecido. Es sin duda la formación política que mejor representa y entiende la realidad de nuestro país para sacarlo adelante, y es verdad que está ‘malito’ y abierto en canal en dos partes, pero cuando se conozcan los resultados no puede quedar otra opción que apoyar a quien la mayoría de las compañeras y los compañeros haya mostrado su respaldo.

Creo que soy el único cargo público del partido en Asturias que ha asistido a los actos celebrados en Gijón por Patxi López, Pedro Sánchez y Susana Díaz. Mi intención nunca fue la de espiar a nadie, como lamentablemente alguna persona consideró que estaba actuando, sino la de participar como un militante más en estos eventos abiertos para conocer los proyectos de cada candidatura y así decantarme por la opción que más me gusta. Ya en un anterior artículo desvelé que había avalado a Pedro Sánchez y confirmo de nuevo en este texto que mi voto el próximo domingo será para él. Creo que su victoria, de producirse, es la que más nos volvería a situar en la izquierda, entre otras cosas porque provocaría un cambio de mentalidad en el partido que urge hacer. En muchos foros internos donde he expresado mi opinión he trasladado mi creencia de que el peso de la federación andaluza es muy grande (uno de cada cuatro militantes en España está allí) y, por tanto, suficiente para determinar quién gana o pierde (mi criterio se basa en que en 2014 el apoyo de Andalucía a Pedro fue clave en su victoria, al igual que la encerrona capitaneada por Susana Díaz para que dimitiera el 1 de octubre del pasado).

Espero estar confundido en esta teoría y que Pedro Sánchez sea el ganador el domingo, y que estemos ante un nuevo capítulo de David frente a Goliat. ¡A por todas, Pedro! Sí es sí.  

Valora este artículo

4 votos
Etiquetas
Pedro Sánchez Patxi López PSOE Susana Díaz PSE PP
Comentarios