Vuelve el Pablo Iglesias más teatral

El líder de Podemos reta primero a un diputado del PP a bajar del escaño para solventar sus problemas, y protagoniza luego un duro encontronazo con Villalobos


Madrid / La Voz

Pablo Iglesias tuvo ayer una dura jornada de trabajo. El secretario general de Podemos escenificó el triunfo de sus tesis radicales en el último congreso de su partido con el retorno de su versión más dura y desafiante en el Congreso. Apenas 48 horas después de su aplastante triunfo en Vistalegre II, abandonó el perfil moderado que había mantenido durante la campaña interna y protagonizó un enfrentamiento con diputados populares en el que no faltaron los gestos retadores por ambas partes. La bronca parlamentaria se inició cuando el diputado gallego de Unidos Podemos Antón Gómez-Reino preguntó al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por el nombramiento del ex director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, como consejero de Red Eléctrica, un hecho que calificó de «obsceno» y de «corrupción legal».

Montoro afeó en su respuesta al diputado morado que equiparara la dirección de la Guardia Civil con la corrupción. Y ese recurso dialéctico encendió a Iglesias, que se lo reprochó al ministro tocándose la mejilla con la palma de la mano. El diputado del PP Ángel González respondió con un «caraduras vosotros». «A ver si voy a bajar», añadió el popular, lo que provocó a su vez que el líder de Podemos lo retara a hacerlo. «Baja aquí», le espetó Iglesias, a quien acompañaba en los gestos su compañera Irene Montero, máxima aspirante a relevar a  Íñigo Errejón como portavoz de Podemos.

Irene Montero y el «machirulo»

Montero acusó luego a González de tener un comportamiento «machirulo» y agresivo. «Estas formas sobran. Nosotros no aceptamos esas formas ni nos vamos a amilanar por ellas, pero desde luego sobran en el Parlamento», señaló el todavía portavoz de Podemos, Íñigo Errejón. Por el contario, la diputada del PP y exvicepresidenta del Congreso Celia Villalobos aseguró que los parlamentarios de Podemos tienen «la piel muy finita», al tiempo que reclamó a Montero que le aclare qué quiere decir con la expresión «machirulo».

Pero Iglesias tuvo tiempo todavía, en la tarde de ayer, de protagonizar otro encontronazo con Celia Villalobos en la Comisión del Pacto de Toledo tras intentar preguntar al gobernador del Banco de España, Luis María Linde, por la imputación de su antecesor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Villalobos, presidenta de esa comisión, se lo impidió explicando que eso corresponde a la Comisión de Economía. Acabada ya la comparecencia de Linde, ambos discutieron acaloradamente ante los periodistas haciéndose reproches mutuos.

Rajoy se enzarza con Gabriel Rufián: «En política no hay absurdo imposible»

La sesión de control registró también un rifirrafe entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el diputado de ERC, Gabriel Rufián. El independentista preguntó al líder del PP si estaba de acuerdo en que «una urna te lleve a un juzgado», en referencia al juicio a Artur Mas por el referendo independentista celebrado del 9N. «Nos vemos en las urnas, señor Rajoy», añadió. «Que se cumpla la ley no es nada exótico», respondió Rajoy. «No hay ley por encima de la democracia, que es imparable», añadió el jefe del Ejecutivo, visiblemente molesto con la actitud de Rufián. «No sé quién dijo aquello de que en política no hay absurdo imposible. Es una frase que me viene a la cabeza escuchándole a usted», concluyó.

Valora este artículo

2 votos
Etiquetas
Podemos Pablo Iglesias PP Corrupción
Comentarios