«Quedaron atrapados en una ratonera de humo»

De las 61 víctimas mortales que deja por ahora el pavoroso incendio, 47 fallecieron en la carretera que une Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera.  «Familias enteras» perecieron en sus coches


Redacción

La carretera entre Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, que transcurre entre zonas boscosas, se convirtió en un auténtico infierno y en una «ratonera» sin salida para muchos conductores por el terrible incendio que se inició ayer por la tarde en el municipio de Pedrógão Grande, Portugal.

De las 61 víctimas mortales que deja por ahora el pavoroso incendio, 47 fallecieron en la misma carretera, según informa el Jornal de Noticias, la 236-1 que une las localidades de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera y que enlaza con la IC8. Treinta fallecidos fueron encontrados dentro de sus vehículos y otros 17 fuera de sus coches o en un margen de la vía.  «Familias enteras» perecieron en sus coches, explicó el secretario de Estado de Administración Interna del Gobierno luso, João Gomes. 

«Quedaron atrapados en una ratonera de humo», dijo a la prensa el presidente de la Liga de los Bomberos de Portugal, Jaime Marta Soares, quien explicó, según informa Efe, que «cuando las personas entraron en esas carreteras, el incendio podría estar a kilómetros de distancia».

Otras 10 víctimas mortales fueron halladas en zonas rurales. De ellas, tres fallecieron por inhalación de humo, cerca de un cementerio de la zona.

El infierno, lo vi aquí en este incendio

El fuego ha dejado escenas dantescas y las imágenes muestran el horror vivido en toda la zona durante la pasada madrugada. «El infierno que me mostraban cuando era pequeño en la catequesis, lo vi aquí, en este incendio» declaró el presidente de la Cámara Municipal de Pedrógão Grande, Valdemar Alves.

Situación «caótica» y «catastrófica»

La situación en las poblaciones de Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera es «caótica» y «catastrófica» a estas horas según informan las autoridades locales.  El fuego no da señales de disminuir y hay «muchas casas quemadas» según informa el presidente de la Câmara de Castanheira de Pera, Fernando Lopes.  Hay además muchas localidades sin luz. 

Decenas personas se han refugiado en Avelar, una aldea de Figueiró dos Vinhos, y los familiares de los desaparecidos comienzan a percibir la dimensión de la tragedia, según informa el diario luso Público

Estas personas que se encuentran cerca del campo de fútbol están comenzando a conocer ahora los nombres de las víctimas del incendio de Pedrógão Grande y se están enfrentando al peor de los escenarios. 

«Nunca se vio una así» dice una mujer de 80 años refugiada en esta aldea de Avelar. A su lado, otra vecina, no tiene palabras para hablar de esta «tragedia», dice Público

 

 

 

 

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Portugal
Comentarios