La modelo de la talla 34 a la que Louis Vuitton rechazó por «gorda»

Ulrikke Hoyer denuncia a través de sus redes sociales que la agencia le recomendó que durante 24 horas solamente bebiese agua

«Acabo de regresar de Tokio/Japón, donde Louis Vuitton llevó a cabo un bonito desfile de crucero en Kioto, solo que yo nunca llegué a Kioto porque cancelaron mi participación en la pasarela debido a que estoy 'demasiado gorda' (tengo una talla 34-36).

Alexia, la agente de casting de Ashley Browak me dijo que hubo algunos problemas durante las pruebas. Según ella, tengo 'una tripa muy hinchada', 'la cara hinchada' y me instaron a que me matara de hambre con esta frase: 'Ulrikke necesita beber solamente agua durante las próximas 24 horas'. Me quedé en shock cuando lo escuché.

Me levanté a las dos de la mañana y estaba extremadamente hambrienta. El desayuno empezaba a las 6:30, yo comí lo mínimo. Tenía miedo de encontrarme con Alexia, pero por suerte no llegó hasta las 8, cuando ya se habían llevado el plato de la mesa. Nos saludó con un 'buenos días' a mí y a las otras chicas y luego me miró, miró hacia abajo hacia mi no existente plato y volvió a mirarme. Estaba comprobando si había comido algo.

A las siete de la tarde mi agencia me llamó desde Dinamarca para darme malas noticias y contarme que Louis Vuitton había decidido cancelar mi participación en el desfile sin hacer la segunda prueba y que me mandaban de vuelta a casa. No solo tenía barriga y mi cara estaba inflada, ahora mi espalda también era un problema.

Me alegra tener 20 años y una trayectoria en deportes de élite y no ser una chica de 15 años, que son nuevas en esto y no tienen seguridad en sí mismas, porque no me cabe duda de que habría acabado muy enferma y arrastraría muchas cicatrices en mi vida adulta».

Son las palabras de Ulirikke Hoyer, una modelo danesa que denunció a través de Facebook e Instagram cómo la casa de moda francesa decidió prescindir de sus servicios a las puertas del espectacular desfile crucero que celebró el fin de semana pasado en el Museo Miho de Kioto. 

La joven, ex tenista profesional, mide 1,78 de altura. Sus medidas son 79 de pecho, 61 de cintura y 86 de caderas. Ha desfilado para firmas como Stella McCartney, Chloé, Erdem o Giambattista Valli, y colaborado con importantes cabeceras como Dazed & Confused Magazine o Vogue.

#mangogirls #mango @mango 🌹🌹

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Lets fall asleep in silk #sweetdreams 🌝

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Off to Paris 🏃‍♀️🏃‍♀️🏃‍♀️ #nextstop

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Tuesday morning throwback #icantfindthisscarfffffff#gone#tuesday#mirning#work#tb#astalavista🤘🏼

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Comfyyyy for the weather☃#winterwonderland#christmas#happyholdiays#imoff#timetobehome

A post shared by Ulrikke Hoyer (@ulrikkehoyer) on

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Qué se cuece Moda