Imagen:Isma López

El siglo de Isma López

El navarro cumplió 100 partidos con la camiseta del Sporting. Una etapa que ha tenido de todo para él: de no contar a ser uno de los más queridos por la afición


Gijón 20/03/2017 20:55

Tres temporadas y media han pasado desde que un navarro que había triunfado en el Lugo y había pasado por las manos de Bielsa vistiera la rojiblanca por primera vez en partido oficial. Fue en El Toralín. Un zurdo con clase y sacrificio, veloz y con garra, se ponía la zamarra del Sporting sin saber cómo iban a pasar los años. Lo que iba a lograr. Ahora, han pasado cien encuentros desde entonces, e Isma López es más Isma, más del Sporting. Esa es la clave: ir a más. Un siglo más tarde (en términos de partidos, claro), todos quieren a Isma.

A la cabeza nos viene muchos momentos. El día del Villamarín marcó el tercero, y de ahí a Primera. La empujó con el alma ante el Sevilla para dar algo de luz a un panorama que era negro, casi como el de ahora. Isma, siempre Isma.

El fútbol son etapas, y por todas ha pasado el 18 del Sporting. Tuvo momentos con Sandoval, pero la llegada de Abelardo parecía su final. Descartado. No contaba para el cuerpo técnico, pero las complicaciones financieras del club y su amor propio hicieron que se quedará. Partía el último para todo; hasta que se puso en cabeza. De denostado a clave. Esos futbolistas son los que merecen la pena. Isma López es un claro ejemplo de que quien la sigue la consigue.

Nada puede con Isma

Es raro ver a algún aficionado que no quiera al navarro en el once titular. Muchos compañeros dicen que es un capitán en la sombra, y buena prueba de ello fue su abrazo a Burgui después de ganar en Butarque. El Isma persona es todavía más grande, seguro.

La llegada de Rubi y un estado de forma dudoso le han devuelto a un punto que ya conoce. Tiene que volver a empezar. Si lo hizo una vez, lo hará dos. Desde el verde o desde el banco, incluso en la grada. Isma siempre suma. Y menos mal.

Ante el Granada, ese chico de apariencia seria y rictus siempre concentrado sumó su partido número cien con la camiseta del Sporting. Esa que suda día a día. Esa que defiende con el corazón domingo a domingo. ¿Llevará algún día el brazalete? Pocos lo ponemos en duda. Y será en Primera, que es donde merece estar este equipo, siempre y cuando sea con jugadores como Isma López.

Valora este artículo

1 votos
Etiquetas
Sporting de Gijón