«No pitaré a Jony en El Molinón»


Gijón 05/04/2017 12:21

El asturiano merece un respeto por su vehemencia a la hora de defender la camiseta sportinguista hasta la última jornada, sin él no se habría subido a la categoría reina ni se habría logrado la permanencia. Su único error fue dejarse guiar por su agente a la hora de gestionar la negociación y firmar antes de tiempo un acuerdo que hoy en día, en su interior, posiblemente habría deseado romper después de ver cómo le va con su tercer entrenador en menos de un año en Málaga, tras no haber contado con la confianza total de ninguno de ellos.

De hecho, las conversaciones para su regreso en el mercado invernal fueron una realidad, aunque el principal escollo, más allá de egos en las partes, no era otro que el de que su director deportivo no deseaba reforzar a un posible rival directo en la lucha por la permanencia. Las salidas de Juande y Abelardo Fernández fueron el empujón final al cierre de las puertas de su regreso.

En el escenario de una negociación cara a cara entre el Pitu Abelardo y Jony el acuerdo habría sido mucho más factible, pero ahora ya no se puede reescribir la historia. El extremo estaba en su derecho de desconfiar de un club que le tuvo sin cobrar y con un contrato ridículo durante demasiado tiempo, cierto es que lo habría mejorado si hubiese renovado en su día, pero hacerlo con una SAD con menos presupuesto para reforzar el proyecto que dos recién ascendidos como Alavés y Leganés no era muy esperanzador.

El miércoles por la noche Jony será un rival más y todos esperamos que salga de El Molinón un paso más cerca del descenso a Segunda División, pero en ningún caso se le debería comparar como el Figo del Real Sporting de Gijón. Los primeros en no estar a la altura de la situación fueron los miembros de la planta noble.

Valora este artículo

9 votos
Etiquetas
Sporting de Gijón