Luis Hernández, el retorno del gladiador


Gijón 04/04/2017 22:00

El partido de mañana ante el Málaga es vital para los intereses del Sporting. Una victoria permitiría seguir soñando con el ansiado pasaporte de la permanencia en Primera División. Sin embargo, el choque también servirá para revolverse en el asiento y tener una especie de sentimiento raro ante el retorno de algunos de los hijos pródigos.

No ha sido fácil para la parroquia rojiblanca digerir una temporada extraña, llena de mentiras y sufrimiento. Quizá esto último sea lo más normal aunque en esta ocasión la salida de algunas de las piezas clave fruto de la desastrosa gestión de la propiedad con la connivencia de una dirección deportiva que no sabe hacia dónde dirigir sus pasos ha contribuido a ello. Mañana Luis Hernández y Jony estarán, salvo sorpresa, en El Molinón con dos roles muy distintos. En el caso del madrileño será el regreso de un central que dio mucho al Sporting y que se fue de una forma discreta y elegante, acorde a su personalidad.

Con 136 partidos a su espalda, nadie dudó nunca del compromiso de Luis con la elástica rojiblanca. Lo demostró con trabajo y con hechos. Con el Sporting en Segunda rechazó una oferta del Olympiacos porque era feliz. Casualidades de la vida en Grecia andaba por aquel entonces un tal Míchel de entrenador. En la temporada 2015/2016 su juego y, sobre todo, sus saques de banda no pasaron desapercibidos para nadie. Sobre su mesa hubo varias ofertas pero finalmente el Leicester de Claudio Ranieri se llevó el gato al agua y se hizo con los servicios del jugador.

Hasta ahí todo normal si no fuera porque el tiempo demostró que el Sporting, primero a través de su director deportivo y luego la propiedad, mintió con la situación del zaguero. De inicio no se dijo nada, después se pasó a un moderado optimismo con la renovación para acabar apuntando en la Ser hace unos días que en noviembre ya se sabía que el madrileño no continuaría. Mentir es un oficio laborioso en el que hay que trabajar día a día aunque algunos parecen ser alumnos aventajados. ¿Cuál era la verdad? El defensa siempre pidió sentirse más reconocido. Tampoco es una novedad. Frente a eso encontró palabras como las del ex presidente Antonio Veiga que le pedía que recordara dónde estaba. Luego tuvo que pedir perdón. Iván Iglesias, Churruca, Megido, Sergio Fernández… Muchos son los jugadores que han insistido en que el Sporting tiene que mirar hacia lo de casa. Nadie habla de un 100% de producto local pero sí de una combinación que evite la llegada de 16 caras nuevas, la mayoría de ellas con escaso o nulo éxito en este equipo. Sin embargo, esto es imposible cuando el que dirige la nave desconoce lo que es el fútbol. Luis Hernández podía haber sido el Iñigo Martínez del Sporting pero la oportunidad histórica que dieron los 40 millones de la televisión se tiró a la basura con un planteamiento carente de sentido.

Una despedida vetada en las instalaciones del club puso el punto final a su paso por Gijón. Hoy Luis Hernández vuelve a la que fue su casa y El Molinón le recibirá con los brazos abiertos. Será raro hacerse al blanquiazul que viste ahora en sustitución del rojiblanco aunque todo es cuestión de tiempo. Una vez pase el choque toda la suerte del mundo para un defensa que siempre lució con orgullo la camiseta del Sporting.

Como dice la leyenda, Luis Hernández ‘uno di noi’.

Valora este artículo

3 votos
Etiquetas
Sporting de Gijón