Lucía Vidal

.

«Hay que fomentar el emprendimiento entre los niños»

Heredera de los entonces llamados JASP, Noemí Bellas era insultantemente joven cuando montó su empresa, que fue, además, su primera experiencia laboral. Tenía solo 24 años. Tras hacer la carrera de Económicas y cursar un máster, lo tuvo claro: lo suyo no era ni la banca ni las finanzas. En su cabeza se encendió la bombilla del emprendimiento