Iceta al PSOE: «Desobedecemos y estamos dispuestos a aguantar las consecuencias»

El PSOE balear pide a la gestora libertad para votar no a Rajoy «para no ahondar en la brecha» entre partidarios y detractores de la abstención

;
Rebeldes en el PSOE No sólo el PSC se resiste a acatar la orden de abstenerse en bloque en la segunda votación

Agencias

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha insistido este lunes que los diputados del PSC en el Congreso dirán 'no' a la investidura de Mariano Rajoy (PP) voten lo que voten sus compañeros del PSOE en el hemiciclo: «Nosotros desobedecemos y estamos dispuestos a aguantar las consecuencias».

En una entrevista de Rac1 recogida por Europa Press, Iceta ha argumentado que los socialistas catalanes «no pueden hacer otra cosa» por coherencia, teniendo en cuenta su insistente rechazo a un gobierno del PP.

«No podemos aparecer a su lado -de Mariano Rajoy- en el inicio de un curso político en Cataluña que, mucho me temo, acabará mal, con un choque institucional por el referéndum no autorizado», ha sentenciado después de que el Comité Federal del PSOE votara el domingo a favor de facilitar la abstención.

En este sentido, ha asumido que el PSC desobedecerá la consigna del PSOE aunque ello suponga la revisión del protocolo de relaciones entre ambas formaciones instaurado en 1978.

De hecho, ha recordado que este martes el PSC reunirá a su Consell Nacional para aprobar una resolución que inste a sus diputados en el Congreso a romper la disciplina de voto y decir 'no' en las dos votaciones a las que se someterá Rajoy, algo que ya anunció a sus compañeros en el cónclave del domingo: «En el Comité Federal se me escucha mucho, se me quiere bastante y después hacen lo que quieren».

Él quiere mantener la relación federal con el PSOE, pero cree que la Comisión Gestora «tiene derecho a decir que quiere revisarla» por la ruptura de la disciplina de voto, y asegura que asumirá cualquier sanción.

«Nosotros desobedecemos y estamos dispuestos a aguantar las consecuencias, no como otros que dicen que quieren desobedecer y no quieren afrontar las consecuencias», ha dicho en alusión a los independentistas catalanes.

Sobre la posibilidad de que finalmente se rompan las relaciones PSC-PSOE, ha dicho que existe la posibilidad de que se quiera instaurar una federación del PSOE en Catalunya, pero ha avisado de que «no tendría sentido si finalmente se acaba integrando con el PSC».

También ve posible que se relacionen como dos partidos independientes sindicados con grupo propio o que acaben teniendo una relación como el CSU y el CDU en Alemania, un sistema que «no está mal».

Rechazo a las cuentas

Ha explicado que los diputados del PSC en el Congreso previsiblemente también rechazarán los Presupuestos Generales del Estado porque no imagina que el PP pueda presentar unas cuentas «que se puedan votar».

«Creo que el PSOE tampoco -las podrá votar-. Tiene muy difícil hacer lo que dice que quiere hacer», ha destacado, aunque ha apuntado que la intención del PSC es poder votar siempre que pueda en el mismo sentido que el PSOE.

Iceta no entiende de qué modo se podrá materializar la intención manifestada el domingo por el presidente de la Comisión Gestora, Javier Fernández, de facilitar la investidura de Rajoy para poder empezar a ejercer de oposición, y avisa de que Podemos se centrará en abanderar ese papel.

Ha criticado que el PSOE haya apostado finalmente por la abstención, menos aún sin haber rubricado previamente a un pacto con el PP: «Me gusta el entendimiento; a mí el gratis total no me gusta nada».

Pedro Sánchez

Refiriéndose al exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez, ha dicho que «no se le puede pedir a alguien que haga lo contrario de lo que defiende», y ha dicho que las posibles alternativas pasan por no acudir al hemiciclo el día de la votación o votar en contra como el PSC: «No le recomendaría que entregara el acta de diputado [...] si luego quiere presentar batalla en unas primarias».

Iceta defiende que Sánchez sería el «candidato evidente» si ahora hubiera elecciones pero cree que debería pensárselo mucho antes de presentarse a unas primarias en el Congreso que el partido planea celebrar antes de verano, según ha avanzado.

El nuevo secretario general del partido deberá tener «la capacidad de interlocución con todo el mundo», algo complicado para Sánchez tras su desencuentro con la federación andaluza liderada por Susana Díaz.

Precisamente sobre los socialistas andaluces, Iceta ha dicho que tienen mucho peso en el partido y representan hasta un 40%, por lo que quieren «hacer sentir su voz y lo hacen con mucha fuerza». Pero ha avisado de que «hay que respetar al conjunto y ser capaz de integrar otras visiones», y ha apuntado a Antonio Hernando y Eduardo Madina como posibles futuros líderes del partido.

El PSOE balear quiere libertad para poder votar no

El PSOE balear pide a la gestora que dirige el partido que, «para no ahondar en la brecha» abierta entre los detractores y los partidarios de la abstención, permita a los diputados de las islas votar no a la investidura de Mariano Rajoy.

«No hemos decidido romper la disciplina de voto porque tenemos la esperanza de que la dirección del partido vea la necesidad de cerrar filas, de coser (...)» y permitir que «las diferentes sensibilidades» se manifiesten en la votación de investidura, ha dicho el portavoz socialista en Baleares, Francesc Miralles.

La ejecutiva del PSIB, reunida este lunes de urgencia tras decidir el domingo el Comité Federal la abstención a la investidura en la segunda votación, ha solicitado una reunión entre la líder regional, Francina Armengol, y el presidente de la gestora, Javier Fernández, para pedirle que «no entregue al PP todos los votos socialistas».

«Es obvio» que los dos diputados del PSIB, Sofia Hernanz y Pere Joan Pons, pretenden votar en contra de Rajoy, pero el partido quiere «agotar las posibilidades» de entendimiento con la gestora «para no llegar a ese extremo», ha asegurado el portavoz.

La ejecutiva regional ha considerado que la decisión del Comité Federal es «un grave error histórico de consecuencias muy difíciles» para el partido, que «traiciona la palabra dada» por el PSOE en las campañas electorales de diciembre y junio.

Miralles ha incidido en que la abstención contradice «137 años de historia» socialista. «No nacimos para permitir un Gobierno del PP, sino para se su alternativa», ha recalcado.

Para el portavoz balear, si la decisión del Comité Federal no se aplica «con inteligencia» y se regalan «todos los votos del grupo socialista» al PP, también se estará regalando la oposición a Podemos.

La ejecutiva del PSIB, ha relatado Miralles, también ha reprochado a la dirección estatal que haya adoptado una decisión de este calado sin consultar a la militancia, «que en su mayoría estaba en contra de la abstención».

Ha confiado en que la gestora sea receptiva a su planteamiento para evitar agudizar la división reflejada en el Comité Federal y ha indicado que el reglamento del grupo parlamentario no recoge el voto «imperativo» al que apeló el presidente de la gestora, pero sí contempla en voto en conciencia.

«Seguiremos siendo coherentes», ha dicho Miralles ante la reiteración de preguntas sobre qué harán los dos diputados de las islas en caso de que se les imponga la disciplina de voto.

A su juicio, la disyuntiva que tendrán si no se les da libertad será «hacer caso a las bases» o a la dirección del partido, y en ese caso el PSIB será fiel a lo que viene defendiendo y pedirá a sus diputados que se mantengan en el «no», ha sugerido.

Miralles ha apuntado que la amenaza de retirada del apoyo parlamentario de Podemos, que permite que Francina Armengol presida el Govern balear, no es relevante en su decisión de rechazar la investidura de Rajoy, una postura que mantienen por «dignidad».

En cualquier caso, ha señalado que prefiere el planteamiento del partido con el que gobiernan en coalición, MÉS, que defiende que la gobernabilidad estatal no tiene por qué condicionar la alianza autonómica. 

Comentarios

Iceta al PSOE: «Desobedecemos y estamos dispuestos a aguantar las consecuencias»