Retiro del Gobierno de Pedro Sánchez en el «rancho de Aznar»

Los miembros del Ejecutivo celebraron este sábado una jornada de convivencia para debatir sobre los retos políticos a largo plazo y preparar el nuevo curso político


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reunió este sábado de manera informal a sus ministros en la finca estatal de Quintos de Mora (Toledo) para reflexionar con ellos sobre los retos que afronta España a medio y largo plazo. La cita terminó sobre las siete de la tarde. Según han señalado desde Moncloa, el líder del Ejecutivo instó a su equipo a crear un proyecto que aspire a «trascender» la presente legislatura con una «potente» agenda de cambio «europeísta y sostenible». 

En línea con el retiro que Sánchez organizó antes de Navidad con los miembros de la Ejecutiva del PSOE en Daimiel (Ciudad Real), el presidente congregó a su gabinete para, en un ambiente más distendido que el de las reuniones del Consejo de Ministros o los despachos con los ministros, analizar con ellos los desafíos que tiene por delante el país «con una mirada larga», alejada del corto plazo en el que a menudo se mueve el día a día de un gobierno, explicó un alto cargo del Ejecutivo.

La agenda de Naciones Unidas para impulsar el desarrollo sostenible y reducir las desigualdades en todo el planeta (agenda 2030), el cambio del modelo productivo español para potenciar la industria y la innovación, o el reto demográfico que plantea el envejecimiento de la población o el éxodo rural han sido algunos de los temas tratados. Los miembros del Ejecutivo tuvieron además la oportunidad de compartir sus reflexiones o inquietudes en aquellos temas en los que están especializados y conocen en mayor profundidad.

Nueve horas 

Sánchez llegó en helicóptero a la finca en torno a las 10 de la mañana de este sábado. Los ministros fueron llegando uno a uno en sus coches oficiales, siendo la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Maroto, la primera en hacer acto de presencia en el complejo. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, fue el último en llegar a esta jornada que duró en torno a nueve horas.

«El rancho de Aznar»

Enclavada en los Montes de Toledo, la finca de Quintos de Mora abarca una superficie de más de 6.800 hectáreas y pertenece al municipio de Los Yébenes (Toledo). Propiedad del Estado desde 1942, ha sido el lugar elegido por algunos presidentes del Gobierno para recibir las visitas de otros mandatarios, como hizo José María Aznar con el estadounidense George W. Bush en el 2001.

La consejera de Seguridad Nacional de Bush por entonces, Condoleeza Rice, bautizó al lugar como «el rancho de Aznar», en una anécdota que dio mayor popularidad al recinto. Tanto Aznar como luego Zapatero usaron la finca de Quintos de Mora no solo para alojar a sus huéspedes internacionales, sino también para disfrutar ellos de unos días de descanso. Fue también en este enclave donde el presidente Aznar preparó con Mariano Rajoy en el 2003 los cambios en el Gobierno y el PP tras elegirle como su sucesor en el partido.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Retiro del Gobierno de Pedro Sánchez en el «rancho de Aznar»