El juzgado ordena a la DGT devolver los puntos y el dinero de la multa a un pontevedrés

La sentencia establece los criterios de corrección que debe aplicar Tráfico al medir las velocidades

Imagen de archivo de un control de tráfico
Imagen de archivo de un control de tráfico

Pontevedra

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número uno de Pontevedra, según desvelaron de la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA), ha vuelto «a cuestionar las multas y la detracción de puntos impuestas por la DGT», al tiempo que «fija los criterios que deben utilizarse como punto de referencia para los próximos litigios que se juzguen en Galicia». Esta resolución se suma a otras que están instando a Tráfico a anular o reducir las multas y la detracción de puntos impuestas por superar los límites de velocidad, al no aplicar correctamente los márgenes de error de los radares.

En este sentido, el juzgado «aborda con gran acierto el “nudo gordiano” planteado por los letrados de AEA», en el sentido de que «el cinemómetro no realiza una medición exacta de la velocidad del vehículo». Frente a esta tesis, los Abogados del Estado mantuvieron que «el cinemómetro nada tiene que corregir, porque el tipo legal infractor toma como único parámetro para determinar si se cometió o no el exceso de velocidad la captada por la máquina, sin aplicación de índice corrector, resultando indiferente que coincida o no con la velocidad real del vehículo».

Lo cierto, según recoge la sentencia, es que «distintos juzgados de lo Contencioso-Administrativo están adoptando criterios y soluciones dispares», lo que genera «una situación de inseguridad jurídica en esta jurisdicción contencioso-administrativa, al no existir en principio la posibilidad de que la Sala Tercera del Tribunal Supremo con su jurisprudencia aclare y unifique el criterio a seguir (dada la pequeña cuantía de cada uno de estos pleitos)».

Es por ello que se opta por establecer «el criterio correcto que debe seguirse de ahora en adelante es que debe corregirse en cada caso la velocidad detectada por el radar, aplicando a la baja el índice máximo de error admisible». Desde la AEA explicaron que esta medida implica que si la velocidad del vehículo detectada por el cinemómetro es igual o inferior a 100 kilómetros por hora, deben restársele 5 kilómetros si la medición la realizó en posición estática o 7 si la efectuó desde un automóvilen movimiento. Y si la velocidad supera los 100 km/h se aplicarán, respectivamente, los porcentajes del 5 o del 7 %. A fin de cuentas, «es la única manera de evitar que se pueda llegar a sancionar a quien en realidad, por los mencionados errores de medición, no ha llegado a cometer el hipotético exceso de velocidad detectado por el aparato, aplicándose así el principio “in dubio pro reo” característico del derecho penal y del administrativo sancionador».

Responsables de este colectivo insistieron en que casos como el de este conductor pontevedrés están siendo denunciados por AEA desde la entrada en vigor, en mayo del 2010, de la reforma de la Ley de Tráfico en materia de sanciones. Es por ello que critican que, pese a sus denunciad y las sentencias favorables, se siguen imponiendo sanciones y detracción de puntos que «son ilegales».  A este respecto, el presidente de AEA, Mario Arnaldo, advirtió de que «la sentencia favorable que hemos obtenido vuelve a poner de manifiesto la necesidad de los automovilistas de tener un buen asesoramiento especializado por parte de expertos en derecho de la circulación y no de meros tramitadores de multas, para que sus legítimos derechos no sigan siendo conculcados».

Comentarios

El juzgado ordena a la DGT devolver los puntos y el dinero de la multa a un pontevedrés