Listeria: una bacteria muy difícil de erradicar

La planta de carne mechada que originó las infecciones está clasurada; hay más de 200 casos y un hombre ha muerto por la bacteria, pero no se debe a este brote

Hay más de ochenta ingresados, muchos de ellos en el Hospital La Virgen del Rocío, en Sevilla
Hay más de ochenta ingresados, muchos de ellos en el Hospital La Virgen del Rocío, en Sevilla

REDACCIÓN / LA VOZ

«La listeria es una bacteria patógena muy difícil de erradicar y que puede estar presente en un montón de entornos distintos», explica Jorge Barros, catedrático del Área de Tecnología de los Alimentos de la USC. «En las plantas de producción de alimentos es bastante fácil que pueda haber problemas ya que, en el momento en el que esa bacteria se introduce en la planta, es muy difícil de erradicar. Es tremendamente resistente, incluso a temperaturas bajas de uno o dos grados», asegura el experto.

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, ha confirmado que el origen del brote de intoxicación alimentaria por listeria está en la fábrica de la empresa Magrudis, ubicada en Sevilla y el lugar donde se elaboró la carne mechada.

La ministra ha admitido la posibilidad de que se haya podido producir lo que se denomina «contaminación cruzada», es decir que las bacterias de la carne mechada contaminada se pudieran haber extendido a otros productos elaborados en la fábrica o manipulados en los establecimientos en los que se vendió este alimento.

Las autoridades sanitarias de la Junta han ampliado la alerta sobre otros productos de la empresa, distribuidos en Andalucía y Madrid, para que se proceda a su retirada y, en caso de que alguien los tenga en casa se abstengan de consumirlos. Estos productos son chicharrón andaluz, lomo al Jerez, lomo al pimentón y lomo casero al pimentón.

¿Qué ha pasado en el caso de la carne mechada, qué pudo fallar? «La empresa ha dicho que el tratamiento térmico del producto por encima de 75 grados se realizó correctamente, si esto es así, el alimento se ha contaminado después. Es decir, en el procesado posterior. En algún momento entre esa cocción y el producto final. Pudo ser durante el envasado, por el instrumental usado, el plástico, la manipulación, si ha pasado por una serie de líneas...», cuenta Jorge Barros.

Hay muchas cuestiones que están en el aire. «Las causas de la presencia de la bacteria en la planta pueden ser múltiples. Muchos alimentos pueden estar contaminados antes de iniciarse el procesado, algunas verduras, carnes... Después, una vez que la listeria accede al lugar, se puede acantonar en muchos lugares», asegura.

«Hay que prestar especial atención a los productos no pasteurizados, los vegetales listos para consumir o los ahumados, pero las carnes son muy delicadas. En estos casos, lo que hay que hacer es un control que garantice la ausencia de listeria en 25 gramos de producto. Esos controles los tiene que hacer la propia empresa y deben de estar a disposición de la administración, que ahora tendrá que revisar si se hicieron bien», recuerda el catedrático del Área de Tecnología de los Alimentos de la USC.

Los nuevos casos de infección continúan en aumento. Andalucía ha elevado a 161 el número de afectados. Los hospitalizados ascienden hasta 82, entre los que se encuentran 28 embarazadas.

Un hombre de 62 años ha fallecido en Cantabria por listeriosis, aunque la Dirección General de Salud Pública destaca que este caso «no guarda ninguna relación con el brote de listeriosis originado en Andalucía por el consumo de carne mechada».

La Junta de Castilla y León ha confirmado un caso de listeriosis en Salamanca relacionado con el brote detectado en Andalucía por consumo de carne mechada y espera los resultados de otros siete «probables».

Mientras tanto, Facua-Consumidores ha anunciado que presentará una querella penal contra la empresa Magrudis y exigirá compensaciones económicas.

Según el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, la vía penal es la más adecuada por ser un «instrumento útil», capaz de defender con «mayores garantías» los intereses de los afectados, ya que, entre otras razones, permitirá a la asociación personarse como acusación particular en el juicio.

La Comisión Europea ha confirmado este jueves que mantiene «estrechos contactos» con las autoridades españolas sobre el brote de listeriosis y ha apuntado que, según la información facilitada por el Gobierno, la distribución de los lotes sospechosos se limita al territorio español.

Por su parte, las autoridades portuguesas han alertado a sus conciudadanos sobre la «necesidad de tomar medidas preventivas» si viajan a Andalucía.

El Gobierno español ha pedido que no se genere más alarma a la población ya que están activados todos los mecanismos de reacción. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo ha recordado que «España es un país donde hay muchas garantías y de vez en cuando pueden ocurrir estas situaciones, pero los los controles sanitarios son importantes y habitualmente no fallan». 

 

Comentarios

Listeria: una bacteria muy difícil de erradicar