El socialista Costa mejora sus resultados en Portugal, pero necesitará socios para gobernar

m. ballesteros / m. lodeiro REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Costa se dirige a sus seguidores en el cuartel general socialista en Lisboa, tras conocerse su triunfo
Costa se dirige a sus seguidores en el cuartel general socialista en Lisboa, tras conocerse su triunfo MARIO CRUZ Efe

El Bloco se ofrece a proporcionar estabilidad y negociar un programa de legislatura

07 oct 2019 . Actualizado a las 08:30 h.

El Partido Socialista (PS) de António Costa ha ganado las elecciones legislativas de este domingo en Portugal con un 36,6 % de los votos, a falta del recuento del voto de los consulados. Frente a él, el 27,9 % del conservador Partido Social Demócrata (PPD/PSD), de Rui Rio, representa su peor resultado desde 1983. Por su parte, el Bloco de Esquerda se sitúa con un 9,6 % de los votos como la tercera fuerza parlamentaria y los comunistas del PCP-PEV, que se quedan con un 6,4 % frente a los 8,07 % que tenían hace cuatro años, experimentan una estrepitosa derrota que se puede interpretar como el castigo de su electorado al apoyo al Gobierno socialista de Costa. A falta del escrutinio final, Costa tendría 106 diputados en la Cámara. que no serían suficiente para gobernar en solitario.

El actual primer ministro no ha conseguido la mayoría absoluta que anhelaba y en cuya obtención basó buena parte de su campaña. Su objetivo, pues, de gobernar sin la necesidad de escuchar las exigencias del Bloco de Esquerda y de los comunistas ha caído en saco roto entre el electorado. Ahora bien, los resultados obtenidos por el socialista mejoran en prácticamente cinco puntos porcentuales los logrados en el 2015, lo que le favorece a la hora de negociar con sus posibles socios. Estos no han logrado sacar provecho de su apoyo al Gobierno. Y si los comunistas se han hundido, el Bloco de Catarina Martins acusa el desgaste únicamente en unas décimas que representan algo más de 53.000 electores que en esta ocasión han elegido otra opción en las urnas o simplemente no han acudido a los colegios a votar.

«La democracia no es seguramente un sistema perfecto, pero es mejor cuanta más gente participe», señaló Martins tras votar en un colegio cerca de Oporto.