La oposición sale en tromba contra Sánchez por la exhumación de Franco y lo tilda de electoralista

Vox llama «carroñero» al presidente del Gobierno, Podemos critica la fecha elegida y PP y Ciudadanos aseguran que hay «otras prioridades»


Redacción / La Voz

La derecha española no acaba de estar cómoda con la Ley de Memoria Histórica. Cuando se votó su tramitación, en el 2007, el PP unió sus fuerzas a ERC para votar contra la norma, que salió adelante con una amplia mayoría parlamentaria. Menos rotundos se mostraron los conservadores el 13 de septiembre del 2018, cuando se aprobó en el Congreso el decreto para proceder a la exhumación de los restos de Franco del mausoleo de Cuelgamuros. Entonces PP, Cs, UPN y Foro Asturias se abstuvieron, aunque no lograron su paralización.

Con esa misma tibieza saludaron este jueves la culminación del proceso gracias al cual el dictador reposa ya en el cementerio de Mingorrubio, aunque no ahorraron críticas contra un acto y una fecha que calificaron de «electoralistas», punto en el que PP y Cs coincidieron con fuerzas tan distantes de sus coordenadas como Unidas Podemos.

El líder popular, Pablo Casado, arremetió contra Sánchez por «hacer coincidir los datos de la encuesta de población activa con otras cuestiones». «Para estas cuestiones se han desplegado todo tipo de medios audiovisuales, probablemente los que merecerían estas cifras tan preocupantes que hoy conocemos de destrucción de empleo», sentenció Casado.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, eligió el plató de Ana Rosa Quintana para ofrecer su opinión respecto a la exhumación de Franco: «España tiene el paro más alto de Europa, un desafío separatista que hace arder las calles en Cataluña, la segunda natalidad más baja de la UE y la caja de las pensiones vacía. La prioridad no deberían ser los huesos de un dictador muerto hace 44 años». 

Escaso entusiasmo en Podemos

Tampoco el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, mostró un gran entusiasmo por el traslado de los restos de Franco 43 años y 11 meses después de recibir sepultura en la sierra de Guadarrama. Iglesias, que este jueves hizo un tour por los medios, recalcó que «es evidente que este momento no era cuando tocaba» y criticó que la exhumación se haya completado a solo unos días de los comicios.

«Es una buena noticia, pero tener que escuchar en campaña [aunque oficialmente no empieza hasta el día 1] ‘¡Viva Franco! ¡Viva España!’ pues igual no era el momento», remató.

Con menos alegría aún se recibieron las imágenes de la exhumación en el partido más a la derecha de la escala ideológica española. Santiago Abascal, presidente de Vox, desempolvó estampas de la Guerra Civil para lanzarse a tumba abierta -nunca mejor dicho- contra el presidente del Gobierno: «Sánchez va más allá de la telebasura con este show electoral y necrófago. El carroñero de la Moncloa ha iniciado una campaña de odio. El Gobierno debería hacerse la misma foto que se hicieron sus admiradas milicias». Ya por la noche, en un mitin en el Auditorio Mar de Vigo, Abascal insistió en que la exhumación del dictador ha sido «una burda profanación». El presidente de Vox, según informa Luis Carlos Llera, atacó también a PP y Cs, por considerarlos «cómplices» del traslado de los restos de Franco a Mingorrubio. 

En el otro extremo, los independentistas de JxC, ERC y Bildu exigieron al Gobierno que explique ante la Diputación Permanente del Congreso unos actos que tildaron de «exaltación franquista». 

Más moderación en Galicia

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, apuntó que la exhumación de Franco no va a impedir «que mañá continúen vixentes os problemas de España», como la inestabilidad, la parálisis del Gobierno o la insumisión política en Cataluña, enumeró. Pero también expresó su confianza en que todo sirva «para reforzar a concordia e para que a memoria histórica teña en conta os anos de entendemento da transición». Preguntado en concreto sobre su opinión respecto un hipotético regreso de los restos de Franco al Valle de los Caídos si el PP gobernaba tras las elecciones, fue tajante. «Iso sería un disparate. Desandar o andado esta mañá non o merece ningún español», comentó, según informa Juan Capeáns.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, consideró «de xustiza» el traslado y recordó que «para exhumar o franquismo en Galiza hai que empezar pola devolución do pazo de Meirás e da Casa Cornide». Pontón coincidió con el líder de En Marea, Luís Villares, en reclamar la anulación de las condenas de los represaliados, como Alexandre Bóveda. Villares calificó la exhumación de «boa nova, aínda que chega tarde». En la misma línea se expresaron Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino, candidatos de Galicia en Común: «É un día de celebración democrática».

Comentarios

La oposición sale en tromba contra Sánchez por la exhumación de Franco y lo tilda de electoralista