Aparecen decenas de paquetes de cocaína de gran pureza en playas de la costa atlántica francesa

Los paquetes llevan inscritas las palabras «diamante» o «brillante», en español, que es el código usado por los narcos para alertar que se trata de droga de máxima pureza. Hasta ayer se han recuperado unos 872 kilos de cocaína


Redacción

Desde el pasado 18 de octubre han ido apareciendo en numerosas playas de la costa atlántica francesa decenas de paquetes con cocaína en su interior. Los paquetes llevan inscritas las palabras «diamante» o «brillante», en español, que es el código usado por los narcos para alertar que se trata de cocaína de gran pureza. Los hallazgos se están produciendo en numerosas playas ubicadas en la franja costera entre las Landas francesas y Biarritz, en el País Vasco francés.

El fenómeno ha obligado a la policía francesa, en coordinación con varios ayuntamientos afectados, a cerrar las playas y prohibir a la gente acercarse, según informa La Vanguardia. Gendarmes y policías patrullan con todoterrenos y helicópteros los arenales para advertir a la a la población que no recoja estos pequeños sacos ni los abra en ningún caso, pues la extraordinaria pureza de la droga supone un grave peligro de intoxicación, sobre todo para los niños. La Fiscalía de Rennes, que investiga el asunto, anunció que hasta ayer se han recuperado unos 872 kilos de cocaína, un alijo que tendría un ele ado precio de mercado. No se descarta que sigan apareciendo más paquetes con droga en los próximos días.

Aunque hay la posibilidad de que la cocaína cayera al mar en la maniobra de trasvase de un barco a una lancha, la Fiscalía gala se inclina a pensar que los traficantes, sorprendidos por un fuerte temporal, tuvieron que desprenderse de la droga para soltar lastre y evitar naufragar. Las autoridades francesas han pedido la colaboración de las policías de otros países euro­peos y también de la DEA, la agencia antidroga estadounidense, para tratar de averiguar la procedencia de la droga.

Comentarios

Aparecen decenas de paquetes de cocaína de gran pureza en playas de la costa atlántica francesa