Muere una adolescente de 15 años electrocutada mientras cargaba su móvil cuando se bañaba

Ocurrió en Marsella y su familia está planteándose crear una asociación para alertar a los jóvenes sobre este peligro


Redacción

Tiffen, de 15 años, estaba tomándose un baño en su casa de Marsella el pasado domingo por la tarde. Había enchufado su teléfono móvil para cargarlo. Fue lo último que hizo en su vida. Tiffen murió electrocutada, según la autopsia, que ha revelado la propia familia de la menor y han publicado diferentes medios franceses. 

El canal BFM recoge las reflexiones del padre, que pide a los fabricantes de teléfonos móviles que busquen una solución técnica para evitar estos accidentes. El progenitor de la fallecida mostró su desesperación: «Tengo tres hijos, todos los días había una guerra con ellos para que no se metieran en la bañera con el teléfono». Cuenta que, cuando vieron que su hija no salía del baño después de un buen rato, la llamaron, pero no obtuvieron ninguna respuesta. «Tuvimos que romper la puerta para poder entrar», apuntó. Fue entonces cuando descubrieron que su teléfono estaba en el agua, enchufado a una toma eléctrica. «No pudimos hacer nada», se lamentó. La menor fue trasladada a un centro hospitalario, pero los médicos no pudieron reanimarla. Falleció a causa de una parada cardíaca.

«No sé si los fabricantes podrían poner una especie de fusible o algo de este tipo», dijo a los fabricantes. También cuestionó las seguridad de los cargadores de móviles baratos: «Un cargador cuesta entre 15 y 20 euros, es bastante gasto para un adolescente. Por eso los jóvenes están recurriendo a los que cuestan unos 4 ó 5 euros. Y este tipo de cargadores no deberían estar en el mercado. Indicó que hay una investigación policial en curso para aclarar todo lo ocurrido.

La familia de la fallecida se está planteando poner en marcha una asociación que consiga alertar a los jóvenes sobre el peligro que supone usar móviles enchufados en entornos con agua. En diciembre del año pasado murió una niña de 10 años también en Francia en circunstancias similares.

Según el diario británico Daily Star, en el 2017 Richard Bull, de 32 años, perdió la vida en Ealing cuando el cargador de su iPhone entró en contacto con el agua. El periódico señala que el forense que examinó el cadáver elaboró un informe que envió a Apple para intentar que la compañía tomara algún tipo de medidas para evitar estos accidentes.

Tags
Comentarios

Muere una adolescente de 15 años electrocutada mientras cargaba su móvil cuando se bañaba