La Casa Blanca admite que los casos de coronavirus ya podrían contarse por millones

El científico estadounidense responsable de la gestión de la crisis, Anthony Fauci, se negó a dar un pronóstico más exacto

Donald Trump, de espaldas, abandona la sala de prensa de la Casa Blanca para dar paso al científico responsable de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci
Donald Trump, de espaldas, abandona la sala de prensa de la Casa Blanca para dar paso al científico responsable de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci

Redacción

El avance de la pandemia del COVID-19 cada vez se hace más patente en Estados Unidos, el país que ya lidera las cifras de contagio a nivel mundial. Después de la polémica presidencial que tuvo lugar ayer, en la que el presidente Donald Trump sugirió que estaba estudiando el confinamiento para las ciudades de Nueva York y Nueva Jersey, así como para varias zonas de Connecticut, y que con el paso de las horas acabó retirando de la mesa. Desde la Casa Blanca, el científico al cargo de la gestión de la epidemia, Anthony Fauci, ha admitido que los infectados de coronavirus ya podrían contarse por la friolera de millones, cantidad que abriría la puerta a una horquilla de entre 100.000 a 200.000 muertos.

 A pesar de esta afirmación, fue el propio Fauci el que recomendó a Trump que no estableciese la cuarentena en las áreas antes mencionadas, alegando que era mejor apostar por un endurecimiento de las restricciones de movilidad de las personas y circulación de vehículos. Con todo, el director del Instituto de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas se mostró cauteloso, negándose a dar un pronóstico de mayor exactitud sobre la situación de la epidemia en la actualidad.

No obstante, Anthony Fauci sí dejó entrever que están teniendo problemas para poder detectar los vectores de transmisión del coronavirus, una cuestión que achacó a una capacidad «bastante débil», tal y como se desprende de los últimos datos oficiales publicados, que sitúan el número de infectados por COVID-19 en los 123.000 casos -con más de 2.600 en estado crítico- y 2.229 muertos.

Las críticas de los demócratas

Una de las grandes figuras de la política estadounidense y la oposición a Trump no tardó en pronunciarse sobre la situación que atraviesa el país norteamericano. La presidenta del Congreso, la demócrata Nancy Pelosi, acusó al presidente de haber reaccionado de forma lenta y descoordinada al avance del coronavirus. «Su negativa inicial fue letal. Su incapacidad para entregar a tiempo la ayuda que la gente necesita es letal», destacó en una entrevista a la cadena CNN.

La máxima responsable de este órgano bicameral también aludió a los vaivenes que lleva protagonizando el presidente de Estados Unidos las últimas semanas. «Yo no sé por qué [Trump] ahora cree que [el coronavirus] es una amenaza. No sé qué le han dicho los expertos. No sé que creía saber antes, y sabe ahora... o desde cuándo lo sabía», argumentó Pelosi para sentenciar: «De verdad que queremos trabajar juntos, pero es que ni siquiera sabemos la magnitud de la tragedia porque no tenemos las pruebas adecuadas. Y mientras el presidente va remoloneando, la gente sigue muriendo».

Trump pone la economía por delante de las medidas contra el coronavirus

carlos pérez cruz

Asegura que «no puede ser peor el remedio que la enfermedad», pese a que los Estados piden más acciones

Es un liderazgo que nadie querría. Para Donald Trump, que Estados Unidos sea el país con más casos confirmados de infectados por el coronavirus es «un homenaje» a su capacidad para realizar test. Literal. Tras superar a China, el presidente presumió de que «en ocho días, hacemos más test que los que Corea del Sur hizo en ocho semanas». El modelo surcoreano ha sido la referencia con la que los medios estadounidenses han comparado durante semanas el fracaso del Gobierno. Trump presume, pero los asiáticos hicieron más pruebas per cápita y mucho antes que Estados Unidos.

Seguir leyendo

Comentarios

La Casa Blanca admite que los casos de coronavirus ya podrían contarse por millones