Más de mil euros de multa en el Reino Unido a los viajeros que no respeten la cuarentena de 14 días

La nueva norma, que incluye inspecciones, estará activa desde el próximo mes

Boris Johnson, en el Parlamento
Boris Johnson, en el Parlamento

Redacción

Los viajeros que lleguen al Reino Unido del extranjero podrán ser multados con hasta mil libras (unos 1.100 euros) si no guardan 14 días de cuarentena a su llegada al país como medida para prevenir un segundo repunte del coronavirus. Según confirmó (y señala Efe) un portavoz del Gobierno británico, se espera que la ministra británica de Interior, Priti Patel, aporte hoy más detalles acerca de esa nueva norma, que será previsiblemente introducida a principios del próximo mes. Al parecer, quedarán exentos de esa cuarentena los conductores de camiones y funcionarios médicos y tampoco se aplicará a la zona de viaje con Irlanda. En cambio, aquellos que lleguen al Reino Unido procedentes de Francia deberán cumplir con ese requisito, al contrario de lo que se había venido diciendo en los últimos días.

Inspecciones sorpresa

Los viajeros internacionales tendrán que rellenar un formulario a su entrada al país, en el que han de precisar sus datos de contacto y podrían ser sometidos a inspecciones sorpresa por trabajadores sanitarios a fin de asegurar que cumplen con lo estipulado. Cualquier viajero que acceda al país en avión, ferri o tren deberá proporcionar una dirección en la que planea aislarse pues, de no hacerlo, será el Gobierno el que habilite un lugar en el que deba alojarse durante ese periodo de cuarentena. El Ejecutivo de Boris Johnson también adelantó hace días que esa medida sería revisada cada tres semanas.

La medida ha sido calificada por el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, de «idiota» e «impracticable», al tiempo que desde el sector de la aviación británica se han expresado temores a que la decisión termine «matando» los viajes internacionales desde y hacia este país.

Por otro lado, y según señala Colpisa, el Gobierno británico anuló ayer la tasa que el personal sanitario extranjero empleado en el Servicio Nacional de Salud (NHS) debía pagar para recibir su propia asistencia médica. La cancelación se produce después de que el miércoles Johnson defendiera mantener este abono (de 445 euros, que en octubre subirá a 694) y provocara una rebelión entre los diputados laboristas y algunos conservadores. El canon se aplica a todos los inmigrantes no comunitarios llegados a Reino Unido y se añade a los costes del visado de residencia, lo que supone en su conjunto 520 euros por persona y 525 en el caso de los menores de 18 años; es decir, un desembolso anual de notable calado en el caso de las familias y que será aún mayor desde octubre. Sin embargo, tras la resolución del Ejecutivo, aquellos profesionales que trabajan para la Sanidad pública y los servicios sociales obtendrán ahora una rebaja sustancial al quedar exentos del pago de los 445 euros de tasa médica. En el caso de los españoles que consiguen un contrato en el país, médicos, enfermeras y auxiliares enrolados en el NHS y trabajadores sociales estarán libres de este cargo, pero no así el resto de personas que están empleadas en clínicas o empresas sanitarias privadas o en otros sectores laborales, ni tampoco los estudiante.

Comentarios

Más de mil euros de multa en el Reino Unido a los viajeros que no respeten la cuarentena de 14 días