Nuevo repunte de contagios en Portugal, que pasa de los 30.000, con todo listo para ir a la playa

La tasa de crecimiento de infectados es del 1 %, lo que implica que cada persona puede transferir el virus a otra

Gente disfrutando de un día de sol en el parque Marechal Carmona de Cascais
Gente disfrutando de un día de sol en el parque Marechal Carmona de Cascais

La Voz

Las autoridades de Salud de Portugal informaron ayer de que en las últimas 24 horas se registraron en el país 288 nuevos contagios, número superior al de este jueves y que antecede a una ola de calor que este fin de semana añade atractivo a las playas, a las que se puede acudir guardando la distancia, según informa Efe.

Según el último boletín de la Dirección General de Salud (DGS), en las últimas veinticuatro horas se han registrado 12 muertes por coronavirus en el país, hasta sumar un total de 1.289 decesos, y 288 nuevos contagios que en total ya son 30.200 con lo que Portugal pasa así de la barrera de los 30.000.

La cifra de nuevos infectados es mayor a la contemplada el jueves (252) y la tasa de crecimiento de infectados se sitúa ya en el 1 %. El valor 1 supone que cada contagiado puede infectar a otra persona, por lo que se considera una barrera en la expansión de la pandemia. 

Brote en una empresa

Los datos de la DGS acompañan a los revelados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que apuntan a una mayor concentración de casos en las últimas semanas en la región de Lisboa, donde preocupa de modo especial un brote en la localidad de Azambuja, en la periferia. En este municipio, donde operan cerca de 220 empresas con unos 8.500 trabajadores en total, se han registrado al menos 76 contagios en una de las industrias.

La zona, a la que los trabajadores suelen llegar en transporte público, es ahora una de las principales preocupaciones de las autoridades, dado que «presenta el mayor número de nuevos casos por día» y, además, se trata de contagios que se producen en personas «cada vez más jóvenes y saludables».

En este contexto, el país continúa retomando el pulso en medio de su desescalada (se encuentra ya en la segunda de las tres fases previstas) que incluye actualmente la posibilidad de ir a la playa, aunque guardando distancias de seguridad.

Las previsiones indican que llegará este fin de semana una ola de calor que durará al menos hasta el martes, con temperaturas que pueden superar los 35 grados en algunas partes del país, lo que ha aumentado la posibilidad de que este sábado y domingo sean especialmente concurridos en las playas.

La época de baños no comienza hasta el 6 de junio, lo que significa que aún no habrá socorristas, aunque los ayuntamientos costeros, sobre los que recae la gestión de las playas, se organizan que para este fin de semana haya suficientes agentes de Policía marítima y de la Autoridad Marítima Nacional, entre otros.

Comentarios

Nuevo repunte de contagios en Portugal, que pasa de los 30.000, con todo listo para ir a la playa