El PP presiona a Sánchez para que cese a Iglesias: «España no se merece un Gobierno que mienta»

Antonio González Terol denuncia que «la contratación de amigos, adjudicaciones a dedo o el mantener en sus puestos a condenados» son prácticas habituales en las filas moradas


Agencias | Efe

El vicesecretario de Política Territorial del PP, Antonio González Terol, ha exigido este sábado a Pedro Sánchez que, «si preside el gobierno de la regeneración democrática», cese de forma inmediata a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, «y no le proteja porque España no se merece un Gobierno que les oculte la verdad ni que les mienta».

En un acto de partido en Marbella (Málaga) junto al presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo y la alcaldesa y presidenta local de la formación, Ángeles Muñoz, González Terol ha señalado que, de no dimitir Iglesias, Sánchez liga su futuro «a las responsabilidades judiciales que se diriman de los casos de corrupción que salpican» al vicepresidente.

Ha recordado que Pedro Sánchez alcanzó, hace dos años, el Gobierno de España a través de una moción de censura «basada en la higiene democrática y en una oportunidad para revitalizar y regenerar la política». Sin embargo, ha agregado, Sánchez mantiene en su gobierno a ministros que «han creado sociedades con el fin de pagar menos impuestos a la Hacienda Pública y tres de ellos exconsejeros de la Junta de Andalucía en la peor época de los ERE, de la mayor trama de corrupción política que ha tenido un país y un partido en toda Europa, el PSOE de Andalucía».

Según ha indicado el popular, Podemos se presentó en política «como un referente en la lucha contra los comportamientos poco éticos y la corrupción en la política y las instituciones». «En estos años que llevan en el poder hemos asistido a una interminable lista de excusas para justificar la contratación de familiares y amigos, adjudicación de contratos a dedo o el mantener en sus puestos a condenados», ha agregado.

Lo más grave, ha añadido González Terol, atañe al vicepresidente segundo del Gobierno de España, Pablo Iglesias, al que «le salpican escándalos como la comisión de 72.000 euros que se embolsó su tía por intermediar en la compra de la sede de Podemos o el caso de su exasesora Dina Bousselham, en el que se le acusa de delitos como la revelación de secretos o falso testimonio o daños informáticos».

«También le salpica otro caso como las irregularidades contables detectadas por el Tribunal de Cuentas en relación con su partido donde se habla de desvíos de fondos desde la fundación del partido para gastos electorales o contratos sospechosos con empresas creadas unos días antes de la firma de esos contratos», ha apuntado.

González Terol ha indicado que el caso de la existencia de una supuesta caja B y de supuestos sobresueldos en Podemos han llevado a la imputación del partido, del número 2 de Iglesias y responsable de sus campañas electorales, de su tesorero y de su gerente y justifican «una explicación más que debida en la sede parlamentaria de aquel que se hacía llamar el Torquemada de Vallecas y que se ha convertido en el Mudito de Galapagar».

«Decide no dar explicaciones, las mismas que exigía al Gobierno de España cuando ese gobierno era presidido por el PP», ha enfatizado, al tiempo que ha añadido que su partido «defiende la presunción de inocencia, no como él», pero exige «explicaciones y la misma ejemplaridad que nos exigían a nosotros».

Pablo Iglesias rompe su silencio para abanderar la teoría de la conspiración contra Podemos

Fran Balado

El vicepresidente del Gobierno vaticina que la causa acabará archivada mientras el exabogado que denunció la financiación irregular del partido denuncia amenazas

El secretario general de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, rompió este viernes su silencio desde que a principios de semana trascendió la imputación del partido y de tres de sus altos cargos por financiación irregular. En un extenso hilo en Twitter, el dirigente morado abandera la tesis de la conspiración que en los últimos días vienen agitando varios de los líderes del partido, esgrimiendo que la causa carece de «fundamento» y que solo responde al interés de «los viejos poderes» por minar su credibilidad y, de paso, poner una sordina sobre la polémica que rodea a la Casa Real tras la salida del país del rey emérito. «Entendemos que algunos estén muy interesados en que pasemos meses defendiéndonos en los medios de acusaciones sin fundamento en vez de hablar del debate social sobre la monarquía», afirma.

Seguir leyendo

Comentarios

El PP presiona a Sánchez para que cese a Iglesias: «España no se merece un Gobierno que mienta»