La muerte de otro hombre negro a manos de la policía enciende de nuevo Mineápolis

La agente que mató al joven de 20 años se equivocó y utilizó su arma de fuego en lugar de  la táser. «¡Mierda! Le he disparado», se oye en el vídeo

Una joven se enfrenta a la policía en las protestas en Brooklyn Center, un barrio de la ciudad de Mineápolis
Una joven se enfrenta a la policía en las protestas en Brooklyn Center, un barrio de la ciudad de Mineápolis

Nueva York / E. La Voz

Un nuevo caso de brutalidad policial contra un hombre negro ha hecho estallar de nuevo las protestas en la ciudad estadounidense de Mineápolis (Minnesota), en medio del juicio contra el exagente Derek Chauvin acusado de asfixiar y matar a George Floyd el 25 de mayo del 2020. La víctima es Daunte Wright, un joven negro de 20 años, que fue abatido el domingo tras un control policial de tráfico, después de descubrir que tenía una orden judicial pendiente.

El suceso tuvo lugar en el suburbio de Brooklyn Center, a una decena de kilómetros del lugar donde Floyd se desvaneció mientras rogaba que no podía respirar con su cuello bajo la rodilla de Chauvin y de donde se celebra el juicio.

«Esto sucede en el peor momento. Justo cuando EE.UU. y el mundo entero mira a nuestra comunidad», declaró Mike Elliot, el alcalde de Brooklyn Center, en una rueda de prensa celebrada el lunes, tras una noche de disturbios y saqueos, que obligó al despliegue de la Guardia Nacional.

La comparecencia estuvo marcada por la poco habitual presentación prematura de un vídeo del suceso grabado por la cámara corporal de uno de los agentes implicados. «Creemos que fue una descarga accidental», aseguró Tim Gannon, jefe de la policía de la zona.

Vídeo policial

En las imágenes, de 57 segundos, se ve cómo un agente intenta ponerle las esposas al detenido, cuando este trata de zafarse y vuelve a entrar en el coche. Es entonces cuando otra agente le dispara la única bala que acabó con la vida del joven, que consiguió arrancar el vehículo antes de fallecer.

Gannon atribuyó el supuesto accidente a que la agente se equivocó y activó su arma de fuego en lugar de utilizar la pistola paralizante que llevaba en la otra mano. En el vídeo se oye como la policía grita «¡táser, táser!» (armas de electrochoque) y como se lamenta de inmediato: «¡Mierda! Le he disparado» .

El jefe de policía no descartó la versión de la familia, que asegura que el joven fue detenido por llevar un ambientador colgado de su espejo retrovisor, algo prohibido en el estado de Minnesota. Pero su explicación no calmó la rabia de los activistas que convocaron nuevas manifestaciones en varias ciudades del país como Nueva York o Washington.

En Mineápolis, el abogado del acusado de matar a Floyd solicitó medidas adicionales para aislar al jurado de la información sobre lo que sucede en el exterior. El juez rechazó la petición.

La ciudad despertó el lunes con los colegios cerrados y en alerta máxima después de una noche de saqueos, disturbios y enfrentamientos con la policía que revivió el fantasma de las protestas de la pasada primavera, cuando los manifestantes llegaron a quemar la comisaría de Policía de Mineápolis.

El alcalde de Mineápolis ha decretado el toque de queda en la ciudad, que se extenderá desde las siete de la tarde hasta las seis de la mañana mientras no se recupere la normalidad. Además el estado de Minnesota ordenó el despliegue de 500 reservistas de la Guardia Nacional.

A este suceso se sumó la publicación de un vídeo grabado en diciembre en Windsor (Virginia), donde dos policías apuntan con sus armas y rocían con gas pimienta a un teniente del Ejército de origen latino, después de detener su vehículo por una supuesta infracción de tráfico.

El médico forense que realizó la autopsia a George Floyd vuelve a afirmar que su muerte fue un homicidio

La Voz
Concentración en recuerdo de George Floyd en Minneapolis (Minnesota) durante el juicio por su asesinato
Concentración en recuerdo de George Floyd en Minneapolis (Minnesota) durante el juicio por su asesinato

El argumento principal de la defensa es que el deceso se produjo a causa del fentanilo y la metanfetamina que se halló en el cuerpo del afroamericano de 46 años

 

El médico forense que realizó la autopsia de George Floyd, Andrew Baker, ha vuelto a confirmar este viernes que clasifica la muerte del afroamericano «como un homicidio».

Las declaraciones del experto han sido lo más destacado del décimo día del juicio contra Chauvin por la muerte de Floyd, que se celebra en el juzgado del condado de Hennepin, en Mineápolis, donde tuvieron lugar los hechos.

El argumento principal de la defensa es que el deceso se produjo a causa del fentanilo y la metanfetamina que se halló en el cuerpo de Floyd, así como por su enfermedad cardíaca, pero el experto ha indicado este viernes que, aunque estas fueron factores que contribuyeron a su muerte, no pueden considerarse la causa directa, según recoge CNN.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

La muerte de otro hombre negro a manos de la policía enciende de nuevo Mineápolis