Johnson no quebró las normas de conducta por disfrutar de unas vacaciones de lujo en el 2019

La Voz REDACCIÓN

ACTUALIDAD

Johnson y Carrie Symonds, en Downing Street
Johnson y Carrie Symonds, en Downing Street Yui Mok | EUROPA PRESS

Publicadas las conclusiones de una investigación llevada a cabo por la comisión parlamentaria de Estándares

08 jul 2021 . Actualizado a las 12:58 h.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no incumplió las reglas de conducta al disfrutar de unas vacaciones de lujo en la isla de Mustique en el 2019, según concluyó una investigación llevada a cabo por la comisión parlamentaria de Estándares de este país.

El líder conservador fue investigado por haber quebrado, supuestamente, el código de conducta parlamentario con relación a la financiación de un viaje que hizo junto a su hoy esposa, Carrie Symmonds, al Caribe durante la Navidad de hace dos años.

Johnson y Symmonds viajaron a Mustique, una isla privada de las islas Granadinas, después de la victoria conservadora en las elecciones generales de ese año, en un viaje valorado en 15.000 libras (unos 17.486 euros). Si bien la citada comisión lo eximió de haber incumplido las normas de conducta, según indicó hoy, también le criticó por no haber explicado «con prontitud» cómo se sufragaron esas vacaciones ante la confusión generada por su financiación.