Errejón airea su pasado en Podemos: del «estalinismo cuqui» de Echenique a la «corte caudillista» de Iglesias

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ACTUALIDAD

A. Pérez Meca | EUROPA PRESS

El diputado de Más País recoge en sus memorias los malos momentos que atravesó en el partido del que es cofundador

24 sep 2021 . Actualizado a las 16:51 h.

En un momento en el que las fuerzas la izquierda del PSOE se tantean para explorar posibles alianzas de cara a las próximas elecciones, el líder de Más País, Íñigo Errejón, hizo saltar todos los puentes sobre una posible reconciliación con el que fuera su partido, Podemos, al acusar a la cúpula de la formación morada de «caudillista» y señalar a su exsecretario general, Pablo Iglesias, de haber intentado «enterrarlo».

Errejón recoge estas afirmaciones en su libro: Con todo. De los años veloces al futuro, en el que hace un repaso desde sus primeros pinitos en política hasta hoy, con especial atención a los años en los que contribuyó a fundar Podemos y a sus andanzas dentro de esa formación, en la que de repente pasó a sentirse desplazado por Pablo Iglesias en favor de una nueva «corte» integrada por la actual ministra de Igualdad, Irene Montero, Rafael Mayoral o Juanma del Olmo, la mano derecha de Iglesias en su etapa en Moncloa como vicepresidente segundo. «Se pegan a Pablo, le acompañan, asienten. Comienzan a decir que no está cuidado y que ellos le cuidan. No hay sistema caudillista sin corte», lamenta. El diputado por Madrid destaca un punto de inflexión en el 2016, cuando Iglesias decide prescindir del que hasta el momento había sido uno de los hombres fuertes en Podemos, Sergio Pascual, por compartir estrategias políticas diferentes, especialmente en todo lo relacionado con las alianzas. Cuando Errejón se entera de este cese se presenta ante Iglesias y, siempre según sus memorias, le achaca que si ese era el motivo, él también tendría que ser cesado: «La respuesta es, literalmente, ‘es verdad, pero contigo no puedo aún'», recoge el libro.

El ambiente dentro del partido se siguió enturbiando hasta el punto de que llegó un momento en el que empezó a asemejarse a La vida de los otros, película que recoge el espionaje al que eran sometidos los sospechosos de opositores al régimen socialista implantado en la República Democrática Alemana. Otro de los pasajes más polémicos de la obra es en el que se refiere a Pablo Echenique, exsecretario de Organización del partido, al que acusa de implantar un «estalinismo cuqui» capaz de «purgar» en medio de una campaña de «abrazos y sonrisas».