Casado apoya el rigor fiscal que reclama el socialista Scholz y cuestiona a Sánchez

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ACTUALIDAD

El presidente del PP, Pablo Casado, este martes, durante su intervención en del Foro de Liderazgo Turístico Exceltur.
El presidente del PP, Pablo Casado, este martes, durante su intervención en del Foro de Liderazgo Turístico Exceltur. EDUARDO PARRA

El líder del PP destaca la falta de «química» entre el jefe del Gobierno español y el canciller alemán

19 ene 2022 . Actualizado a las 09:18 h.

La visita a España del nuevo canciller alemán, el socialista Olaf Scholz, y las claras divergencias con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en torno a las reglas fiscales que deben regir en la Unión Europea para abordar la recuperación económica tras la pandemia, han dado munición al líder del PP, Pablo Casado, para atacar la política económica del jefe del Ejecutivo. Mientras Sánchez se mostró partidario de «evitar una aplicación sin más de las reglas fiscales que teníamos antes de la pandemia», Scholz defendió que es precisamente el cumplimiento del pacto de estabilidad, que contempla la reducción del déficit público y de la deuda, el que ha permitido «el marco para contar con los fondos de recuperación». Y por eso, según Scholz, Alemania quiere «seguir construyendo sobre las experiencias del pasado».

«Escuchando la rueda de prensa de ayer me siento más identificado con lo que decía el canciller alemán que con lo que decía el presidente español», señalo Casado, que indicó que la comparecencia conjunta permitió ver «a dos líderes socialistas, uno de ellos socialdemócrata y otro de ellos gobernando con un partido comunista». Según el presidente del PP, cuando Scholz dice que «la verdadera recuperación de la economía solo llegará con la responsabilidad fiscal y no con el despilfarro, esa es la receta».

El líder de la oposición trató de rebajar el optimismo de Sánchez por el hecho de que un socialista releve a la conservadora Merkel en Alemania y sostuvo que a Scholz y al jefe del Ejecutivo español «les separan más cosas» de que las que «les unen».