Identificados los culpables de la difusión del vídeo sexual de Santi Millán

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

José Ramón Guisado

Seis meses después de la filtración, el actor confirma que ha habido avances en el proceso

24 nov 2022 . Actualizado a las 16:48 h.

El pasado mes de junio, Santi Millán se situaba en el epicentro de la polémica tras la difusión no consentida de un vídeo de corte sexual en el que aparecía con una mujer que no era su esposa. El presentador desconocía cómo se había hecho público y, desde un primer momento, dejaba todo en manos de sus abogados. Seis meses después, según ha informado el actor, ya se habrían identificado a los responsables de la filtración

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Tal y como indicó el intérprete en una entrevista al portal El Televisero, el asunto avanza lentamente: «Es un tema del que no hay mucho que decir. El proceso judicial sigue su curso, ya sabemos que estas cosas llevan su tiempo. Pero lo único bueno que si puedo decir es que se consiguió identificar a los culpables». De esta manera, Santi Millán no solo desvelaba que los culpables ya habrían sido identificados, sino que se trataría de más de una persona. 

Difundir vídeos de contenido sexual supone un delito que recoge el Código Penal desde hace años. Además, no solo afecta a la primera persona que lo compartió, reenviarlo también implica desde el pasado 7 de octubre una vulneración del derecho, en concreto, un delito que conlleva entre tres meses y un año de prisión, además de multas. Lo matiza la Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, la conocida como “solo sí es sí, que presta especial atención a «las violencias sexuales cometidas en el ámbito digital», lo que comprende «la difusión de actos de violencia sexual a través de medios tecnológicos, la pornografía no consentida y la extorsión sexual». Según la nueva norma, los individuos que difundan, revelen o cedan a terceros este tipo de material sin consentimiento serán castigados con pena de cárcel de tres meses a un año o con multa de seis a doce meses. Quien reciba el contenido y, a su vez, lo comparta, serán penados con multas de uno a tres meses.