Abatido por la policía tras intentar quemar una sinagoga en Francia

Asunción Serena PARÍS / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

El rabino de Rouen, Chmouel Lubecki, en la sinagoga de la ciudad de Normandía.
El rabino de Rouen, Chmouel Lubecki, en la sinagoga de la ciudad de Normandía. CHRISTOPHE PETIT TESSON | EFE

El hombre, que arengó a varios agentes con un cuchillo y una barra metálica, cuenta con antecedentes policiales

17 may 2024 . Actualizado a las 20:56 h.

La policía francesa abatió este viernes a un hombre armado con un cuchillo que intentaba prender fuego a la sinagoga de Roan.

En torno a las 6.45 de la mañana, un individuo se encaramó sobre el tejado de la sinagoga y tiró un cóctel molotov en el interior. Cuando la policía y los bomberos acudieron tras recibir una llamada alertando sobre la presencia de humo en la sinagoga, se encontraron al susodicho, que con un cuchillo en la mano y una barra metálica en la otra comenzó a arengarles. «Los funcionarios intentaron entonces convencerle de que bajara, pero el hombre les tiró la barra de hierro que en realidad era un cincel perforador», explicó horas después el fiscal de Ruan, Frédéric Teillet.

Tal y como pudieron comprobar en las imágenes grabadas por las cámaras de vigilancia, el agresor saltó del tejado y se dirigió hacia uno de los policías «amenazándole con el cuchillo, el brazo levantado hacia él». El policía retrocedió unos metros apuntándole y ordenándole que se detuviera, pero el individuo siguió avanzando hacia él con el cuchillo en alto. «El policía se sintió amenazado, hizo uso de su arma cinco veces y alcanzó al individuo cuatro», según Teillet.

El hombre, que falleció unos minutos más tarde, era argelino, tenía 29 años y pesaba sobre él desde hacía un año una orden de abandonar el territorio francés, aunque esta no se había aplicado porque había presentado un recurso ante la justicia. Según el ministro del Interior, Gérard Darmanin, «no era conocido por los servicios de información pero estaba inscrito en el fichero de personas buscadas desde hacía unas semanas».

«Es un acto antisemita», señaló Darmanin, al mismo tiempo que lamentaba las violencias «inaceptables, ignobles» contra los judíos de Francia. Este ataque es uno más de los que viene sufriendo la comunidad judía, especialmente desde que tuvo lugar el ataque de Hamás en Israel, el pasado 7 de octubre. Solo en los tres primeros meses del 2024, el número de ataques antisemitas se ha visto incrementado en un 300 %, lo que representa una media de cuatro actos diarios.

El rabino de Ruan, Chmouel Lubecki, aseguró que se habían llevado «un gran susto, pero, desgraciadamente nos lo esperábamos. Teníamos ese temor dentro de nosotros, aunque cuando sucede concretamente es chocante, no estamos preparados».

La fiscalía ha confiado una primera investigación a la Dirección general de la Policía Nacional por el «incendio voluntario» de un lugar de culto y «violencias voluntarias sobre personas depositarias de la autoridad pública». También se ha abierto otra investigación sobre las circunstancias de la muerte del agresor, como se hace cuando un policía utiliza su arma de servicio. La Fiscalía nacional antiterrorista estaba evaluando los hechos pero en principio no se hizo cargo de este asunto.

Tiroteo en Estocolmo

La Policía sueca abrió este viernes una investigación por un posible tiroteo en una zona de Estocolmo en la que se encuentra la embajada de Israel en Estocolmo. Varias personas han sido retenidas en relación con el suceso, aunque no hubo detenciones. Además, los agentes acordonaron una amplia zona en el barrio de Östermalm de la capital sueca.

«Se han encontrado pruebas en el lugar que refuerzan las sospechas de que hubo un tiroteo», declaró a la televisión pública SVT Per Fahlström, portavoz policial. Según este medio, se trata de varios cartuchos. La Policía, que registró varios domicilios, no confirmó este supuesto.

El fiscal al mando, Marika Hoppe, afirmó que la investigación está en una fase temprana, por lo que aún no hay detenidos. Tampoco detalló el número de personas que van a ser interrogadas.