Oficialidá, agora

AGORA

13 jun 2019 . Actualizado a las 18:28 h.

Nun somos tan pocos y de nenguna manera formamos una islla dientro de la sociedá. Remedando’l cantar de Ketama, sabemos bien lo que queremos y amás, dicímoslo con cordura y serenidá.

Los voceros del antiasturianismu suelen atribuyir al movimientu de recuperación del asturianu los mesmos propósitos qu’alimenten les sos palabres: una supuesta intención política y una pretendida voluntá impositiva. La demanda d’un estatus xurídicu más amañosu pa garantizar los derechos llingüísticos de la ciudadanía d’Asturies -pues nun ye otro lo que se quier llograr cola oficialidá- preséntase -qué paradoxa- como un discursu escluyente. Por eso ye tan importante enseñanos como lo que somos: un grupu social con oríxenes diversos que fai una reivindicación non por minoritaria, si vamos al númberu de falantes, menos llexítima.

Pa les que peinamos, o más bien, pintamos canes, les manifestaciones pola oficialidá constituyen un xeitu de ritual que se celebra, como mínimo, tolos Díes de les Lletres Asturianes. La insistencia nesta acción nun nos tien dao munches allegríes. Llevamos más de trenta años reclamando lo mesmo, porque les polítiques que se ficieron hasta’l momentu nun fueron a frenar la perda de falantes y porque’l marcu xurídicu que s’articuló pa dar validez llegal a la comunicación n’asturianu y en galloegoasturianu -la Llei 1/1998- amás de nun llegar a aplicase dafechu, nun ye a garantizar la igualdá ente les llingües d’Asturies no que cinca al so usu.