La Audiencia concede la custodia a un padre tras las denuncias falsas por delitos sexuales de su exmujer

Pilar Campo OVIEDO

ASTURIAS

Acusó a su exmarido de violarla y a un tío paterno de abusar del pequeño, de 6 años. La madre asumirá un régimen de visitas y pagará una pensión alimenticia

14 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La Audiencia Provincial ha otorgado la guarda y custodia de un niño de 6 años a un vecino de Oviedo al considerar que, en su condición de padre, es la persona que mejor garantiza el derecho «al principio del interés prevalente del menor» después de que este demostrara tener capacidad para hacer frente a su cuidado y atención. El tribunal contrapone su comportamiento al de su exmujer y madre del pequeño que intentó predisponer a su hijo contra la familia paterna, presentando inicialmente una denuncia contra su marido acusado de violarla, coincidiendo con el inicio del trámite del divorcio, y posteriormente atribuyó a un tío paterno la presunta autoría en un delito de abuso sexual hacia el menor. Sendas imputaciones fueron realizadas de forma totalmente infundada, según resalta el tribunal.

Los magistrados de la sección sexta confirman así la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 9 de Oviedo sobre la modificación de las medidas adoptadas en la sentencia de divorcio, del 1 de julio de 2014, que concedió la guarda y custodia al padre y la patria potestad compartida para ambos excónyuges. La madre recurrió en apelación ante la Audiencia, que ha rechazado sus argumentaciones y ha estimado que el padre tiene las aptitudes necesarias para cuidar de su hijo, con el que mantiene un fuerte vónculo afectivo hasta el punto de ser la principal figura familiar de referencia.

Denuncias infundadas

El tribunal deja claro en su resolución que no cuestiona un posible abandono de las obligaciones maternas, sino que su decisión se produce tras valorar las pruebas practicadas y ante la gravedad de las dos denuncias que la madre del pequeño realizó, sin base alguna, contra la familia paterna. Los propios peritos que declararon en la causa reconocieron que la madre actuó «instrumentalizando al niño para que relatara haber padecido un grave episodio de abuso sexual por parte de su tío paterno, infundado en cuanto creado y fabricado por la misma, y que este por sus limitaciones de comunicación verbal no seria nunca capaz de exponer en forma espontánea», tal y como concluyó el informe psicológico forense. Asimismo, el comportamiento de la madre evidenció, a juicio del tribunal, una «clara actitud de desprecio tanto hacia el padre, como hacia su familia», que sólo puede explicarse por una intención de lograr un rechazo hacia ellos, como destacó el psicólogo del Instituto de Medicina Legal.