Educación Física por los caminos de la fuerza

Graciela M. Camporro REDACCIÓN

ASTURIAS

Un profesor ovetense aplica nuevas técnicas de motivación, que comparte en un blog y en Youtube. Sus alumnos tan pronto escalan el Everest como se convierten en «Padawans»

05 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

«En una galaxia no muy lejana, en un pequeño planeta llamado las Rozas, un grupo de niños rebeldes de 2º de Primaria decidieron convertirse en Jedis después de ser llamado por La fuerza». Con este mensaje comienza el nuevo proyecto de los niños del colegio público Los Olivos en Las Rozas para su asignatura de Educación Física. El ideólogo de todo esto es su profesor, Tristan González Berjano, una asturiano que lleva ya 10 años afincado en Madrid. Gracias a proyectos como el de Star Wars o la subida del Everest ha conseguido ganarse no solo el cariño de sus alumnos, sino que también el de sus padres. Todo su trabajo lo refleja en su blog, «La Educación Física según Tristan», que se ha convertido en todo un referente para otros educadores, quienes no dudan en aplicar alguna de sus ideas para sus clases. Para Tristan, sus dos lemas en la enseñanza son: «El aprendizaje con emoción es mucho mejor» y «sin esfuerzo no hay recompensa». «Estas dos frases se las intento grabar a fuego a mis alumnos», afirma.

El reto de Star Wars y el Everest

Este ovetense comenzó en el mundo de la enseñanza hace 10 años, poco después de finalizar sus estudios de Magisterio en Padre Enrique de Ossó y de INEF en A Coruña. Su pasión por innovar le ha hecho crear actividades educativas para los más pequeños fuera de lo común. Entre las más originales ha sido crear su propia academia Jedi junto a sus alumnos. La idea surgió cuando se le asignó impartir clase a los dos primeros cursos de Primaria. «Decidí que tenía que montarme una película, así que hablando con un amigo de Oviedo escogí la idea de Star Wars», explica. Durante meses trabajó para adaptar el temario del curso a la famosa saga de George Lucas y finalmente consiguió formar con sus alumnos su propia academia. «Los niños están trabajando para convertirse en Jedi. Primero empiezan siendo aprendices, luego según sus esfuerzos pasan a ser Padawans y finalmente se convierten en Jedis», afirma.

Esta no ha sido la única actividad novedosa que ha realizado con los pequeños. En su clase de matemáticas ha diseñado un nuevo desafío: escalar el Everest. El objetivo consiste en subir la famosa montaña de manera que cada alpinista va sumando puntos y ascendiendo según los resultados que consiga en clase. Así, los que mejores notas obtengan llegarán los primeros a la meta. «Estábamos bastante estancados en esta asignatura así que, después de romperme mucho la cabeza, decidí hacer esta actividad. La verdad es que los niños lo están haciendo muy bien», comenta.