«¿Por qué no puedo ver a mis hijos y el novio de mi exmujer sí?»

Pilar Campo REDACCIÓN

ASTURIAS

CESAR QUIAN

Un padre en proceso de divorcio relata los obstáculos que debe superar para visitar a sus dos hijos menores de edad desde que su mujer se separó de él

20 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

D.V. tiene dos hijos de 8 y 15 años y desde hace cinco años ya no convive a diario con ellos. Asegura que su mujer, de la que está en trámites de divorcio, le pone todos los impedimentos del mundo para mantener una buena relación. Está convencido de que su exesposa está amparada por los tribunales de justicia sólo por el hecho de ser mujer y no entiende por qué razón un hombre, sólo por su sexo, debe demostrar que es buen padre a los ojos de un juez que será el que determinará el futuro de su relación paterno-filial.

No quiere facilitar demasiados datos de su filiación, ni su situación actual porque teme que le pueda perjudicar. «Los jueces son muy rencorosos», ilustra. Pero quiere dar a conocer públicamente su caso, porque sostiene que en él se verán reflejados muchos padres que se ven privados de sus hijos a raíz de su separación o divorcio.

«Ella no se merecía quedarse con los niños»

D.V. califica la relación que mantenía con sus hijos antes de la separación como «buena», pero sostiene que empezó a torcerse cuando el matrimonio se rompió. El punto de inflexión se produjo coincidiendo con la nueva relación sentimental que inició su exmujer. «Ella hizo creer que yo no me ocupaba de los críos y al final consiguió echarme de mi casa», relata con un deje de amargura en su voz.