Todas las paradas asturianas de La Vuelta 2018

Tres (duras) etapas llevan a los mejores deportistas desde Nava a Lagos de Covadonga

Imagen de archivo de la Vuelta Ciclista a su paso por el Puerto de Pajares
Imagen de archivo de la Vuelta Ciclista a su paso por el Puerto de Pajares

Redacción

Los amantes de las dos ruedas y los pedales están de enhorabuena. Un año más, la Vuelta ciclista a España pasa por Asturias. De Jueves a sábado, tres etapas en las que los ciclistas atravesarán zonas de montaña que pueden ser decisivas. No son especialmente fáciles, pero sí que son de gran belleza para los que practican este deporte y, por supuesto, para los aficionados que la siguen en primera persona o a través de televisión.

Etapa 13: De Candás a La Camperona

174,8 kilómetros son los que separan Candás de La Camperona. Durante esta etapa los ciclistas se enfrentarán a un comienzo considerado más leve, que pasará por La Calzada, Gijón, Roces y Mareo. Aquí los deportistas atravesarán con sus monstruos de dos ruedas el primer puerto, el Alto de la Madera. Antes de llegar al Puerto de Tarna, una de las partes más duras de esta emocionante etapa, La Vuelta pasará por Noreña, el Berrón, Venta del Soto, Gargantá, La Felguera, Sama de Langreo, Pola de Laviana, Rioseco, Tañes, Soto, Bezanes y la Foz. Según el comentarista y exciclista Fernando Escartín, se trata de un «durísimo recorrido en su parte final, que marcará diferencias de cara a la general», ya que antes de coronar el Alto de la Camperona, la subida a Tarna «operará una primera selección». Asimismo, considera que pueden ser probables intentos de fuga, «aunque los equipos fuertes tirarán para neutralizarla». Entre Tarna y La Camperona La Vuelta pasará por La Uña, Lario, Burón, Riaño, Las Salas, Crémenes, Valdoré, Verdiago, Aleje y Sabero.

Etapa 14: las delicias de los escaladores

Segundo día de recorrido, esta vez asturleonés que, en palabras de Escartín, «hará las delicias de los escaladores». El recorrido empieza en Cistierna (León), pasa por Sabero, Sotillo, Llama, Boñar y Puebla de Lillo, entre otros, antes de llegar al Puerto de San Isidro, el primero de los cinco puertos que habrán de atravesar los deportistas, tres de los cuales son de primera categoría (Alto de la Colladona, Alto de la Mozqueta y Alto les Praeres -este último con rampas de hasta el 15%). San Isidro y el Alto de la Falla de los Lobos son de segunda y tercera categoría respectivamente. Entre las zonas por las que pasará entre puerto y puerto se encuentran Felechosa, la Pola Vieya, Collanzo, Cabañaquinta, Tolivia, Entrialgo, El Entrego, Ciaño, La Nueva, Santa Bárbara, San Martín del Rey Aurelio, Blimea, Barredos, San Pedro, El Rebollal, Rozadas, El Praón, Pozocorderu, La Cogolla y Nava. En total, 171 kilómetros de terreno sinuoso que favorecerá las escapadas.

Etapa 15: ¡A Covadonga!

El día después de la celebración de la comunidad se convierte para los ciclistas de La Vuelta en una de las etapas más duras de toda la prueba. 178,2 kilómetros con un desnivel acumulado por encima de los 4.000 metros. El recorrido empieza en Ribera de Arriba, pasa por Mieres y Murias, atraviesa el Alto de Santo Emiliano, sigue por La Felguera, La Nava, El Carbayín, La Seca, La Campa, Villaviciosa, La Riera, Colunga, Loroñe, Caravia, atraviesa el Mirador del Fito -puerto de primera categoría-, va a Collía, Bones, Berbes, Caravia baja y de vuelta a El Fito. Después, pasa por Arriondas, Arenes, San Juan de Parres, Cangas de Onís, La Huesera y el Mirador de la Reina. sin duda, una etapa que, como apunta Escartín «determinará qué grupo puede decidir la carrera tras subir dos veces el Mirador del Fito». Los Lagos de Covadonga pondrán la meta a un recorrido emocionante.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Todas las paradas asturianas de La Vuelta 2018