Redacción

Un imponente chalet se erige en San Cucao (Llanera) sobre una extensa finca de más de cincuenta hectáreas. Una vivienda de 360 metros cuadrados, valorada en cinco millones de euros, que ha pasado de publicitarse a través de una inmobiliaria de lujo a venderse en la web de compraventa de viviendas más conocida de la red: Idealista. La propiedad asturiana de la familia Franco, donde el dictador pasó varias temporadas junto a su mujer, contiene numerosos recuerdos y objetos personales del dictador. Un inmueble que la familia Franco parece que no logra vender, a tenor del cambio que han llevado a cabo para tratar de dar salida a un chalet que copa el segundo puesto de las propiedades más valiosas del Principado.

La casa se divide en tres plantas, y dispone de siete habitaciones, seis cuartos de baño y terraza. El inmueble alberga estancias como una capilla, con su oratorio, retable y diversos ornamentos; un palomar, una cabaña y una cuadra. Se localiza entre Oviedo, Gijón y Avilés, y se puede encontrar en el entorno de esta zona lugares como el Castillo de San Cucao, el Palacio de Villabona, el Centro Ecuestre El Asturcón, el Museo Fernando Alonso y el Aeródromo La Morgal. Los accesos a la finca se realizan a través de un paso flanqueado por una hilera de árboles, que hace que la casa no sea vista desde la carretera. 

La planta baja se divide en un vestíbulo, del que parte la escalera de castaño. A la derecha e izquierda de esta estancia, se encuentran dos amplios comedores, con chimenea en ambos. La cocina, con cocina antigua de carbón, se halla también el la planta baja, donde se sitúa asimismo una zona de almacén y despensa, además de un cuarto de baño. Los dormitorios principales y cinco cuartos de baño se encuentran en la primera planta, donde destaca el dormitorio principal, con dos baños en suite, doble orientación, y una galería abierta con vistas. La última planta consta de dos dormitorios y un cuarto de baño.

Conocida como La Casina, este inmueble fue heredado por la mujer de Franco, Carmen Polo Martínez-Valdés. La propiedad forma parte de un amplio patrimonio que poseen los siete nietos del dictador, que tratan de sacar liquidez de aquellos inmuebles poco rentables. A pesar de contar con pocas habitaciones para transformarse en un hotel, la propia página de Idealista en la que se publicita esta casa propone una serie de opciones para quien desee adquirir el inmueble. Desde convertirla en una casa rural, hasta acondicionarla como lugar para celebraciones, convenciones y banquetes. El vendedor destaca el potencial de la finca para alojar un aparcamiento, una piscina o construir instalaciones deportivas. Unas opciones viables para una propiedad que no termina de encontrar alguien que apueste por adquirir esta propiedad legada del dictador. 

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Así es por dentro la lujosa casa asturiana que intentan vender los Franco