Seis pymes asturianas, entre las 500 que más crecen en España

Las pymes han sido seleccionadas por Cepyme por el crecimiento, la solvencia, el potencial de innovación y la proyección internacional que han experimentado


El tejido empresarial asturiano aporta su granito de arena al desarrollo de la economía española. La certeza la da el último informe de Cepyme, que recoge a las 500 pequeñas y medianas empresas que lideran el crecimiento en nuestro país. Pues bien, seis pymes de Asturias forman parte de esa selección de medio millar de compañías, selección que se ha obtenido tras la evaluación de un conjunto de indicadores que miden el crecimiento, la solvencia, el potencial de innovación y la proyección internacional de las empresas. Talleres Zitrón, Cafento, Aislamientos Suaval, Esnova Racks, Izertis y Verot destacan, entre otras cosas, por el crecimiento anual que han tenido y por sus importantes cifras de facturación, entre otros criterios. La función principal de esta iniciativa es «otorgar un reconocimiento y proyección nacional e internacional a las empresas que han sido seleccionadas mejorando, de esta forma, su potencial de crecimiento y su visibilidad».

Para seleccionar ese medio millar de empresas de más relevancia para la economía española, en la web de Cepyme500 se explica que se combinan «variables financieras e indicadores de innovación y expansión internacional». Para llevar a cabo ese exhaustivo análisis cuentan con la colaboración del líder en información de empresas y empresarios, Informa D&B, que gestiona una base de datos con información comercial y financiera altamente cualificada. No obstante, para llegar al reducido grupo de 500 empresas, reconocidas como empresas CEPYME500, es necesario que las compañías cumplan una serie de criterios de selección: sólo se consideran a las sociedades anónimas y limitadas, han de tener una antigüedad mínima de cuatro años, la cifra de venta del ejercicio 2016 tiene que situarse entre 10 y 200 millones de euros, tienen que haber registrado una tasa de crecimiento anual compuesto en los últimos tres ejercicios por encima del 15% y esas compañía han de tener accionado español, por lo que quedan excluidas empresas con actividades financieras o de holding, así como las filiales de la administración.

Todos esos requisitos los cumplen seis empresas asturianas. Cuatro de ellas se enmarcan en el sector de la industria manufacturera (Cafento, Esnova Racks, Talleres Zitrón y Verot), una al de la economía digital (Izertis) y otra al de la construcción (Aislamientos Suaval). Todas ellas han tenido un crecimiento anual (en 2018 respecto a 2017) de entre el 17 y el 45 por ciento y su facturación va de los 10 a más de 73 millones de euros.

Talleres Zitrón. Es una empresa especializada en la fabricación de sistemas de ventilación para minería, obras públicas y sector naval y equipos para transporte, perforación y elevación. Su sede central está en Gijón, aunque tiene oficinas en una decena de países, además de una red de agentes exclusivos repartidos por los cinco continentes para ofrecer un servicio integral. Los últimos datos recogidos por Cepyme indican que cuenta con más de 200 empleados, que su tasa anual de crecimiento está por encima del 44 por ciento y que su facturación rozó en 2017 los 73,4 millones de euros.

Cafento. Esta empresa asturiana está a punto de cumplir los 90 años de historia, aunque hoy por hoy es el resultado de la integración de un grupo de empresas con décadas de experiencia en el sector del café que nació como un pequeño negocio familiar. Su capacidad productiva asciende a 21 millones de kilos anuales, dispone de una red de distribución por toda España y ha alcanzado una importancia cada vez mayor en el mercado internacional, especialmente en Francia y en los países del centro de Europa. Ubicada en el Polígono La Curiscada, en Tineo, los últimos datos de facturación contemplados por Cepyme se cifran en casi 70 millones de euros, con un crecimiento anual de más del 19 por ciento.

Esnova Racks. Se trata de una empresa del sector de la industria manufacturera de más de medio siglo de historia que fabrica en Gijón estanterías metálicas industriales para el almacenamiento de todo tipo de productos: cargas ligeras, medias y pesadas, cargas paletizadas, cargas de grandes dimensiones y grandes instalaciones. Esta equipada con avanzados sistemas de producción y acabado y cuenta con casi 200 trabajadores. Sus ventas de 2017 superaron los 48,5 millones de euros después de haber experimentado un crecimiento superior al 25 por ciento.

Aislamientos Suaval. Desde sus inicios en 1978, enfoca su actividad a la realización de proyectos de suministro e instalación de sistemas de aislamiento térmico y acústico para la industria en general, complementando, desde principios del siglo XXI, dicha actividad con las de sistemas de andamiajes, instalación de sistemas de protección pasiva contra incendios y aplicaciones de espuma de poliuretano, mediante sistema de inyección y proyección. Presente en cuatro continentes, ha realizado trabajos durante la última década en más de 20 países. Aislamientos Suaval es la única compañía asturiana en la selección de Cepyme500 del sector de la construcción. Con una facturación de 37,3 millones de euros, su crecimiento ha estado por encima del 43 por ciento. En los últimos años aumentó el número de trabajadores y en 2017 contaba con 259 empleados.

Verot. Creada en 1990, es una empresa que desde Carreño ofrece servicios industriales de mecanizado de precisión de metales a través de diferentes sistemas de corte. Además, como complemento, realiza tareas de grabado, plegado o soldadura de las piezas previamente cortadas. Tiene una amplia experiencia en trabajar para sectores de muy diversa índole, desde calderería, fabricación de bienes de equipo, fabricación de maquinaria, pasando por sectores tan específicos como el militar, la automoción o el sector nuclear entre otros. Su plantilla ronda el medio centenar de trabajadores y los últimos datos hablan de unas ventas de 17,5 millones de euros tras un crecimiento económico de más del 25 por ciento.

Izertis. Se trata de una consultora tecnológica que facilita la transformación digital de las organizaciones mediante tecnología, servicios de consultoría y la externalización de soluciones. Aunque es la empresa más joven de las asturianas incluidas en Cepyme500, fue creada hace 23 años. Da servicio a empresas, instituciones y administraciones públicas. Su sede central está en Gijón, pero cuenta con oficinas en otras ciudades españolas y en países como Portugal, México, Colombia, República Dominicana o Perú. Los proyectos y clientes se extienden por 39 países. En 2017 su pasa anual de crecimiento de ventas superó el 17 por ciento, logrando una facturación de 10,3 millones de euros. También ha crecido su número de empleados, que en los últimos años se situó por encima del centenar.

Comentarios

Seis pymes asturianas, entre las 500 que más crecen en España