Huelgas y EREs: la conflictividad laboral se dispara en Asturias

La región presenta un escenario con más de medio centenar de frentes abiertos

Protesta de los trabajadores de Zener ante la Junta General coincidiendo con la toma de posesión de Adrián Barbón
Protesta de los trabajadores de Zener ante la Junta General coincidiendo con la toma de posesión de Adrián Barbón

Asturias

Asturias dejó atrás un 2019 y ha dado comienzo a un 2020 que, al menos sobre el papel, han estado y siguen estando marcados por una extraordinaria proliferación de los conflictos laborales entre empresas y trabajadores, más o menos enconados. Expedientes de regulación de empleo, regulaciones temporales, negociaciones de convenios rotas, huelgas… la paz en el tejido empresarial en Asturias es un bien preciado hoy en día.

Como muestra de esta tesis, un par de botones en forma de estadísticas. De acuerdo con el último índice de Conflictividad Laboral de la Sociedad Asturiana de Estudios Estadísticos (Sadei), las huelgas registradas en la región se duplicaron en número. Asimismo, el Principado registró entre enero y noviembre del pasado año (a falta de la estadística de cierre de ejercicio) un aumento de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo de un 107% con respecto al año precedente. De acuerdo con los datos del Ministerio de Trabajo, en Asturias hubo en ese periodo 3.029 trabajadores afectados por estas regulaciones. El año anterior fueron 1.566.

Entre las empresas en las que ha habido algún tipo de conflicto en los últimos meses en el Principado se encuentran Empresa Municipal de Aguas de Gijón (EMA), con varias denuncias ante Inspección de Trabajo y Juzgado; la Empresa Municipal de Transportes (EMTUSA), donde se consiguió reevaluar los talleres y dar formación a empleados; Inspección Técnica de Vehículos; Limpiezas Plata; La Cooperativa, Konecta; Alimerka, Hospital Covadonga; Aquics; y Biogastur. A estas se puede sumar Expal, Pizza Hut, Tensa, Vauste, Zener Comunicaciones y Zener Norte, subcontratas de Telecable. Entre los trabajadores públicos hay un conflicto en marcha de personal del ERA, la empresa pública que gestiona residencias. Los trabajadores de Santa Bárbara están preocupados por su futuro con el contrato de construcción del blindado 8x8 en el aire. Los trabajadoreas de la limpieza de las oficinas de Liberbank, un servicio subcontratado al Grupo Net, han visto empeorar su condiciones y exigen una solución. Los trabajadores despedidos por la multinacional Konecta en junio de 2019 mantienen sus protestas desde hace meses. También está peleando la plantilla de Harsco, que opera en las instalaciones de ArcelorMittal. 

Nacho Fuster, secretario general de la Corriente Sindical de Izquierda, destaca que en la actualidad siguen enconados «como mínimo medio centenar de conflictos laborales de mayor o menor calado». Explica que, desde los departamentos de Acción Sindical, Salud Laboral y Servicios Jurídicos de la CSI se ha tomado parte en cmuchos de estos conflictos.

Comentarios

Huelgas y EREs: la conflictividad laboral se dispara en Asturias