Falta de seguridad, hacinamiento y problemas de limpieza: trabajadores asturianos alertan de incumplimientos

La falta de control y el incumplimiento de las directrices copan la mayor parte de denuncias de empleados de empresas privadas pero también de funcionarios

Trabajadores de Armón, esta mañana, durante el paro
Trabajadores de Armón, esta mañana, durante el paro

Falta de información, escasez de recursos, incumplimiento en materia de seguridad e higiene. Trabajadores asturianos han comenzado a denunciar la falta de control existente en muchas empresas, tanto públicas como privadas, y reclaman que se cumplan los protocolos para garantizar la salud de las plantillas y de los usuarios de servicios públicos básicos que no pueden detenerse. Así, por ejemplo, han presentado reclamaciones las trabajadoras de la limpieza de Liberbank, empleados del servicio de atención a domicilio de Gijón, trabajadores del Centro Los Pilares, que depende del Instituto Asturiano de la Infancia; la plantilla de Correos o los trabajadores del astillero Armón y de Arcelor, cada uno de ellos con reclamaciones propias de sus oficios.    

¿Cómo se previene el coronavirus en un alojamiento público de menores, donde conviven educadores con niños, vigilantes de seguridad y personal de servicios? Eso se preguntan a día de hoy trabajadores del centro infantil Los Pilares, en Oviedo, que denuncian el incumplimiento de las instrucciones dictadas en materia de higiene, además de la falta de personal para realizar las tareas de limpieza y de mascarillas o geles desinfectantes para el resto de empleados. No es algo que sólo esté sucediendo en Los Pilares. Estas quejas también son compartidas en el Centro Materno Infantil de Oviedo. Fuentes consultadas por La Voz explican que se han dictado unas instrucciones que se han quedado en papel mojado ya que no se dispone de los recursos para cumplirlos. Algunos trabajadores han presentado una reclamación por escrito ante el Comité de Bienestar Social.

El Instituto Asturiano de Atención Integral a la Infancia y las Familias del Principado de Asturias en Asturias ha publicado una guía con recomendaciones que deben cumplir en los centros de atención a la infancia y la familia, así como en los gestionados por entidades sin ánimo de lucro: equipos de terapia familiar, puntos de encuentro familiar, casas de acogida para mujeres en grave situación de vulnerabilidad, centros de día y de atención integral diurna a menores y centros de acogimiento residencial. Ese documento aporta instrucciones personales, como cubrirse para estornudar. Las quejas versan sobre servicios que la propia dirección tiene que ordenar pero no está atendiendo: «Asegurar una limpieza diaria, especialmente superficies, manillas, pasamanos y material en contacto. Las superficies que se tocan con frecuencia (mesitas de noche, somieres, muebles del dormitorio, teclados y ratones de ordenador, mesas, barandillas, pomos, etc.), las superficies del baño y el inodoro deberán ser limpiadas con material desechable y desinfectadas diariamente con un desinfectante doméstico que contenga lejía a una dilución 1:100 (1 parte de lejía y 99 partes de agua) preparado el mismo día que se va a utilizar». 

Los trabajadores lamentan que no se haya reforzado las plantillas. Explican que se desarrolla un trabajo muy personal en el que es complicado guardar distancias de seguridad y que la especificidad de estos puestos no ha sido tenida en cuenta por la propia administración.

Situaciones similares se están produciendo también residencia de la tercera edad. Por ejemplo, entre trabajadores de la residencia geriátrica de El Cristo, perteneciente al ERA (establecimientos residenciales para ancianos de Asturias), porque tienen algún caso cercano de positivos y están en un dispositivo con usuarios de riesgo.   

Paros en Armón

En el caso de los trabajadores del astillero Armón Gijón incluso han protagonizado un paro en vista de que, según indican, la empresa no ha tomado medidas ante el coronavirus y les «presiona para trabajar con amenazas de despedirnos». La plantilla está formada por unas 300 personas incluyendo las empresas auxiliares. «No tenemos productos sanitarios, ni desinfectan ni nada», han afeado, antes de incidir en que la gente está preocupada porque hace cuarentena en casa pero luego va a trabajar y no se toman medidas «de ningún tipo». Es más, ha recalcado que desde la empresa les dicen que les van a despedir y no les van a pagar el día.

Cuando llegaron a trabajar les pusieron a todos juntos en una cola y les dijeron que a los vestuarios tenían que entrar de diez en diez, aunque luego se cambió y les trasladaron que debían acceder de 50 en 50, sin adoptar alguna decisión extra de seguridad. Otra medida que ha tomado la empresa es que les han cambiado el turno para que no se tengan que juntar en el comedor, por lo que si antes tenían jornada partida, ahora deberán hacerlo de forma intensiva, en horario de 7.00 a 15.00 horas.

En cuanto a la recomendación de guardar un metro o metro y medio de distancia al menos entre trabajadores han recalcado que eso es «imposible». «La gente está hacinada en el barco», han remarcado, a lo que han insistido en que, por ejemplo, cuatro o cinco soldadores tienen que trabajar juntos y caldereros en pareja. Actualmente trabajan en la construcción de un barco de 125 metros de aluminio, por el que, además, no cobran plus de toxicidad. Lo que reivindican, por tanto, es que se tomen todas las medidas de seguridad necesarias y de higiene. Algo que, han asegurado, no se está haciendo, a lo que han puesto de ejemplo que «no hay para lavarse las manos, solo unos botes de champú comunitarios». Además, han recordado que al astillero viene gente de fuera, de PortugalDe momento, eso sí, no tienen constancia de ningún trabajador contagiado, pero han incidido en que como son varias las contratas que trabajan, que tampoco tienen forma de saberlo, informa Europa Press.

La plantilla reclamó la presencia de la Policía, que acudió a las instalaciones y recogió su denuncia. Finalmente, la empresa les ha dado la opción coger vacaciones o de seguir trabajando. Como están una situación de precariedad, unos han optado por incorporarse. Esta jornada de hoy se les descontará del salario.

Quejas en Correos

Por su parte, CCOO y UGT han acusado a Correos de irresponsabilidad mayúscula por poner en riesgo la plantilla al no dotarla de medidas de protección suficientes, y, anteponiendo su visión de negocio, imponer una actividad más allá de los servicios esenciales recogidos en el real decreto del Gobierno. Las organizaciones sindicales CCOO y UGT han denunciado que antepone el negocio por delante de la seguridad de su plantilla al imponer, sin negociación ni acuerdo sindical, actividades innecesarias, con una exposición y riesgo excesivos y, por extensión, de la ciudadanía. De hecho, la mayoría del turno de noche paralizó su actividad y el de esta mañana de lunes está paralizado en muchos lugares del país, a pesar de la presión que se está ejerciendo desde la empresa sobre toda la plantilla. Correos no ha dotado a los trabajadores ni de oficinas, ni de centros de distribución de los equipos de protección imprescindibles, esto es, ni guantes ni geles en colectivos que están en pleno contacto con la ciudadanía. Ambos sindicatos han exigido a la empresa que rectifique su posición y reduzca la actividad a los servicios mínimos indispensables recogidos en el Real Decreto de Alarma, con una limitación de centros y de la plantilla a nivel de servicios mínimos, para contribuir a la contención del coronavirus entre los trabajadores y entre ciudadanos y usuarios del servicio postal público.

Posteriormente, Correos ha decidido reducir a tres horas el horario de apertura de la red de sus 2.500 oficinas postales, de forma que estarán abiertas entre las 9.30 y las 12.30 horas, y sólo atenderán el servicio postal público básico y no el resto de servicios y productos que también ofrecen estos establecimientos. Además, las oficinas de Correos contarán con el personal «estrictamente imprescindible» y en ellas se guardarán «todos los protocolos» establecidos por las autoridades sanitarias, según informó la sociedad postal pública. Así lo establecen las medidas organizativas y el protocolo de actuación que la empresa ha adoptado de acuerdo con sus sindicatos para garantizar la prestación del servicio postal público con las restricciones que fija el estado de alarma para combatir el coronavirus. En un comunicado, Correos indica que trabajará para garantizar la prestación del servicio postal público que tiene encomendado por ley, cumpliendo a la vez las medidas decretadas por el Ejecutivo. No obstante, la compañía postal indica que, en caso de ser necesario, volverá a adaptar su operativa en función de las circunstancias.

Trabajadoras de Liberbank

Las trabajadoras de la limpieza de las oficinas de Liberbank en Asturias han visto cómo la crisis del coronavirus ha empeorado su situación. En plena cuarentena, la empresa Grupo Net, a la que la entidad adjudicó el servicio de limpieza en enero pasado, no les ha proporcionado todavía ni guantes ni lejía ni material de limpieza y desinfección. Cinco de estas trabajadoras han presentado una denuncia conjunta en la Inspección de Trabajo de Asturias denunciando esta situación y han remitido dicha denuncia por burofax a la empresa para que, de manera inmediata, se ponga fin a esta grave irregularidad. Consideran que, en estos momentos, «supone un atentado a la salud, no sólo a nosotras como trabajadoras de la limpieza, sino también a la salud de los trabajadores y clientes de Liberbank», ha manifestado Nuria Rodríguez. Además, dada la gravedad de la situación, están valorando la posibilidad de presentar denuncia ante la Fiscalía por este tipo de actuaciones contra la salud de los trabajadores. No obstante, confían en que la dirección de la entidad bancaria tome nota de esta situación y contribuya a solucionar este grave problema, «al igual que otros que ya hemos denunciado como el intento de recortarnos tiempo de trabajo y salarios y el retraso en el abono de las nóminas», ha asegurado. «La salud de las limpiadoras, los trabajadores y los clientes no puede ser un negocio», ha apuntado.

Ayuda a domicilio

Las dificultades que está viviendo el personal de los Servicios de Ayuda a Domicilio también han sido puestas encima de la mesa por el sector de Dependencia de FeSP-UGT Asturias. Desde el sindicato se han exigido medidas de protección tales como guantes y mascarillas, así como valorar qué servicios son susceptibles de ser suspendidos. Ante la emergencia sanitaria decretada por la OMS y el estado de alarma decretado por el Gobierno de la Nación, FeSP-UGT Asturias ha destacado que este personal trabaja con la población más vulnerable, con las personas de máximo riesgo, y lo hace en muchos casos, sin contar con mínimas medidas de prevención y protección tales como mascarillas y guantes. «Sabemos que es necesario mantener en los Servicios de Ayuda a Domicilio los servicios básicos asistenciales, pero siempre extremando las medias de prevención. Desde FeSP-UGT Asturias exigimos que se dote de los medios necesarios tales como guantes y mascarillas, al personal del SAD. Contar con medios de protección adecuados es básico para la seguridad tanto de trabajadores como de usuarios», han señalado y ha recogido Europa Press.

Arcelor

Las quejas de los trabajadores por la falta de medios en las instalaciones para cumplir con la jornada laboral siguiendo las recomendaciones sanitarias han llegado hasta de grandes multinacionales como ArcelorMittal. Así, la sección sindical de CCOO de ArcelorMittal en Asturias ha denunciado ante la Inspección de Trabajo lo que considera una falta de medios en las instalaciones de la compañía siderúrgica ante la situación de estado de alarma decretado por el Gobierno para la contención del nuevo coronavirus. En un comunicado, este sindicato ha pedido que se paralice la actividad en las instalaciones donde cree que no se cumplen los mínimos exigibles y considera el rechazo a esta petición «una clara irresponsabilidad» que refleja la falta de empatía con todas las personas que trabajan en la empresa «y con sus familias». Por ello, el sindicato ha asegurado que se ha visto obligado a denunciar ante Inspección de Trabajo y poner en conocimiento de esta situación a la Consejería de Sanidad del Principado de Asturias para proteger a los trabajadores. La multinacional siderúrgica ArcelorMittal, la principal compañía industrial de Asturias, da empleo a unos 5.500 trabajadores de forma directa en sus plantas de Avilés y Veriña (Gijón), como ha informado EFE.

Comentarios

Falta de seguridad, hacinamiento y problemas de limpieza: trabajadores asturianos alertan de incumplimientos