El listado de inmatriculaciones durmió un año en un cajón del Principado

s.d.m.

ASTURIAS

Vista del templo prerrománico de San Julián de los Prados y de la nava de Sánchez del Río en la antigua fábrica de armas de La Vega
Vista del templo prerrománico de San Julián de los Prados y de la nava de Sánchez del Río en la antigua fábrica de armas de La Vega J.L.Cereijido

Los registradores remitieron la documentación en abril de 2019 pero no llegó a la Junta General hasta la semana pasada

20 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

10 de abril de 2019. Esa fue la fecha en la que el Colegio de Registradores de la Propiedad remitió a la Consejería de Presidencia y de Participación Ciudadana un listado con 553 bienes que la Iglesia asturiana se había inmatriculado. Era el segundo envío. Previamente, en septiembre de 2018 se había registrado otro con 26 propiedades que, también están incluidos en el de 553. La diferencia fundamental entre ambos es que el primero se registró en tiempo y forma en la Junta General y el segundo durmió durante algo más de un año en un cajón del Principado sin que nadie lo notificar al parlamento asturiano, que era el que había reclamado la documentación. Una llamada del diario Público al decano del Colegio de Registradores de la Propiedad en Asturias, Enrique Español Batalla, fue el detonante para que ese informe oficial llegara a su destino. 

El Grupo de Inmatriculaciones de Asturias comenzó a trabajar en el año 2017. Pretendía descubrir si la Iglesia había registrado a su nombre propiedades que no eran suyas desde 1946 hasta el 2015, los casi 70 años en los que la ley le permitía inscribir terrenos sin necesidad de aportar ninguna escritura. Su intención es que liderara este trabajo la Junta General del Principado, que elaborara un listado de todos los bienes inmatriculados, acompañados por notas registrales simples en las que se detallara cuál es la propiedad, el propietario y todos los datos necesarios. También redactaron mociones presentarlas en todos los ayuntamientos. Su trabajo cuajó y la petición se gestionó, en septiembre de 2017, a través de la denominada Comisión de Peticiones y Derechos Humanos. La comisión dio el visto bueno a esta solicitud en junio de 2018.

El Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España respondió con rapidez. En dos meses, con la firma de la decana, Margarita de Carlos Muñoz, remitía el listado a la Junta General del Principado. Era el 8 de agosto de 2018. El resultado fue decepcionante. Eran hojas sueltas, con cuatro apuntes y datos inconexos, de 26 propiedades. Así que en marzo de 2019, nuevamente la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos, por unanimidad, reclamó al Decanato de los Registros de Propiedad de Asturias el listado de propiedades inmatriculadas por la Iglesia en la región. Desde entonces nada se había sabido. Hasta ahora.