El coronavirus afina la puntería en Asturias: los nuevos contagiados cada vez son más jóvenes

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

El tramo de población de entre 0 y 20 años es el que presenta una incidencia más alta en las últimas semanas

18 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si hay una verdad irrefutable en esta pandemia es que el coronavirus es impredecible. Desde que se conocieron los primeros casos en China hace ya más de un año, las autoridades sanitarias han tenido que ir modificando su estrategia para luchar contra una enfermedad que ha ido cambiando con el paso del tiempo y evidenciando su capacidad de adaptación. Las nuevas cepas, especialmente la británica, que es la que más afecta a Asturias, unido a que la vacunación ya está llegando a los grupos de más edad, ha provocado un cambio significativo en esta tercera ola que se ha acelerado en las últimas semanas: el covid-19 ha cambiado el punto de mira y cada vez afecta a personas más jóvenes. De hecho, en la incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes, el grupo de entre 0 y 20 años es el más castigado en el Principado.  

El Observatorio de la Salud del Principado ha incorporado una herramienta que permite analizar el impacto del coronavirus por rangos de edad. Se puede consultar la incidencia a 7 días, a 14, los casos diarios, los acumulados y los fallecimientos, y compararlo en el tiempo. Según explica Salud, «con este visor podemos observar como, por ejemplo, el patrón etario de esta tercera ola ha cambiado, bajando la tasa en personas mayores y aumentando en personas jóvenes».

El cambio de tendencia se aprecia en el conjunto de la tercera ola, pero se acelera en las últimas semanas. Los motivos principales son dos: por una lado, que el Principado ya completó la semanas la vacunación en las residencias de mayores, por lo que la incidencia de la pandemia en este colectivo está siendo mucho menor en esta etapa. Por otro, el hecho de que la cepa británica ya sea mayoritaria entre los nuevos casos en Asturias, ya que es una variación más agresiva que afecta más a los tramos de población más jóvenes.