Esa manga de chorizos


De modo que ese organismo tan prestigioso y democrático como es el Fondo Monetario Internacional dice que las comunidades autónomas españolas son derrochadoras, agárrense la prótesis. Se refiere a las autonomías que soportan la totalidad del gasto sanitario y otros marrones de gordo calibre, deduzco. Las que suponen el 0,7% del PIB en el déficit español frente al 4,2% del Estado, tal vez. Veo la noticia y me tiembla un párpado.

Un momento, ¿no será la misma institución ultraliberal que aboga por reducir salarios en todo el mundo pero que paga a su directora 353.000 euros anuales más 65.000 para gastos personales? Ejemplo de moderación. Y eso sólo a la jefa, que luego hay que mantener a una recua de subdirectores, jefes de departamento, servicios de apoyo varios y docenas de expertos hasta completar la bonita cifra de 2.600 funcionarios que viven cómodamente en Washington con sueldos nada moderados. Eso, con mis impuestos y los suyos.

El FMI es una cueva de ladrones, no me duelen prendas al decirlo. Es una institución maléfica que sólo persigue un modelo económico cada vez más obsoleto y que favorece sólo a poderosos amiguetes. Que no sólo no previó la crisis sino que la agudizó. Pero luego, con la cara de pedernal, pontifican desde Washington. Vean, si no, una de las perlas extraídas de la Wikipedia pero que tiene fácil contraste en otras fuentes:

«En un documento de trabajo de 2013, de los autores Carmen M. Reinhart y Kenneth S. Rogoff se plantea la necesidad de la condonación de las deudas públicas, además de la expropiación de una parte de los ahorros privados de los particulares y familias con el objetivo de reducir la deuda pública de los países desarrollados (básicamente los países de Europa, Japón y Estados Unidos). El FMI ya indicó (…) la posibilidad de establecer un corralito y la consiguiente confiscación de ahorros privados en hasta un 10% del patrimonio familiar con el objeto de reducir la deuda pública a cifras de 2007, anteriores a la crisis financiera de 2008, y la posterior gran recesión».

Ojo al dato: no es decir que los bancos devuelvan las ayudas, ni que las empresas paguen lo que deben, ni que los especuladores vayan a la cárcel: estos genios proponen quitarnos a usted y a mí un 10% de nuestros ahorros como castigo por haber generado la crisis, para pagar su crisis.

Por otro lado, todo el mundo sabe que los directores-gerentes del FMI son personas de honestidad probada como Rodrigo Rato, Dominique Strauss-Kahn y Christine Lagarde, por decir tres de sus lamentables jefes, la última en activo pese a los reiterados escándalos de corrupción. En fin, si tuvieran algo de dignidad, que no es así, deberían disolverse con efectos retroactivos. Y pedir perdón desde el hiperespacio.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Esa manga de chorizos