Al fin le toca a MAFO


Lo acaban de imputar por su lamentable papel en la salida a Bolsa de Bankia, una broma que nos salió por 22.000 millones de euros. Pero habría que investigarlo por una trayectoria profesional dedicada a destrozar los intereses de los españoles. El papel de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, MAFO, como gobernador del Banco de España y responsable último de la supervisión de la reordenación, reestructuración o como quiera llamársele del sector bancario, no pudo resultar más dañina. El de él y su pandilla, con la CNMV incluida.

Ya se adivinaba entonces, pero el paso del tiempo ha puesto de relieve que la actuación de MAFO resultó catastrófica para nuestra economía. Por mucho que él denunciara una «campaña sin fundamento contra su persona». Por eso la Audiencia Nacional le ha sacado los colores al juez Andreu y empapela al brillante economista que tenía la magistral fórmula para acabar con la crisis: una devaluación de los salarios; lo que más tarde hizo la reforma laboral.

Es difícil encontrar una decisión de las adoptadas por Fernández Ordóñez que le sirvan para salvar su trayectoria en el Banco de España. Sea su papel en la fusión de las cajas gallegas, en la CAM o donde quiera mirarse. Pero lo que ya resultan insoportables son sus decisiones en los estropicios de Bankia. MAFO no atendió ni al sentido común, que, con los datos de los que él disponía, desaconsejaba la operación. Ahora nos queda por saber a qué intereses respondían sus actuaciones. Los tribunales desenmascararán al gran MAFO, ese que un día nos dijo que era «un error» la salida de Rodrigo Rato de Bankia, porque se trataba de una «personalidad importante». Exactamente. Esos son los modelos de MAFO, el gobernador que nos salió por 22.000 millones de euros.

Valora este artículo

0 votos

Al fin le toca a MAFO