La censura es contra el PSOE y C's


L a moción de censura es como la bomba atómica de un régimen parlamentario. Es, según la Constitución, el método de exigir la responsabilidad política del Gobierno; el método máximo porque, si triunfa, provoca la destitución del primer ministro. Pero es un instrumento cargado por el diablo: el fracaso de esa iniciativa puede conducir al ridículo a su promotor, como le ocurrió a Antonio Hernández Mancha. Y, si se presenta y no tiene apoyos suficientes, solo tiene dos explicaciones: o se usa como medio espurio de propaganda o con la finalidad de causar daño a alguien. 

¿Va a dañar al Gobierno Rajoy la moción que anunció Pablo Iglesias? No lo parece. Al revés: puede producir el efecto de una moción de confianza ganada por el presidente actual. No sería extraño, por ello, que en la Moncloa hayan celebrado la idea: le da a Rajoy la oportunidad de reafirmar su programa, repetir los logros de su política y marcar territorio en el tema de la corrupción. Por muy brillante y escabroso que sea Pablo Iglesias, no causará ni un rasguño al partido gobernante, quizá lo fortalezca, y el señor Iglesias lo sabe. Lo que busca, por tanto, no es erosionar al PP -mucho menos derribarlo-, sino «otros fines», como dijo el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

Y esos fines están clarísimos: hurgar en la división del PSOE, forzar que vote otra vez a favor de Rajoy para presentarse como única oposición e insistir en la idea de que Ciudadanos es la «marca blanca» del PP. Es, por tanto, una iniciativa contra el PSOE y Ciudadanos. No desprecio su inteligencia táctica, pero, como la calificó Antonio Hernando, está llena de «mala fe». Si Podemos la presenta antes de las primarias del PSOE, será un intento de favorecer a Pedro Sánchez porque el PSOE que votará en contra -el de la gestora, el aparato y Susana Díaz- será presentado como una fuerza política conservadora y hasta cómplice de la corrupción. Si se presenta después de las primarias, también está claro: si gana Díaz, ha ganado el socialismo de derechas que no quiere derribar a Rajoy; si gana Sánchez, se podrá contar con él, y hasta provocar una escisión. El plan es diabólico, pero esas son las facilidades que brinda un adversario al que Podemos quiere devorar.

Mi crítica a la moción de censura: 1) Mientras no tenga un candidato a la presidencia del Gobierno, no cumple las condiciones que exige la Constitución. 2) España solo ganará crispación y demagogia en el debate. 3) Los promotores son capaces de llevar el referendo catalán en su programa con tal de arañar los votos del PDeCat y de Esquerra Republicana. Y 4) No es patriótico utilizar un mecanismo tan solemne para beneficio de un partido. No es ese el espíritu de la Constitución.

Valora este artículo

2 votos

La censura es contra el PSOE y C's