El mono desnudo


Citar a Hume y a Shakespeare en los dos primeros versos de una canción de Eurovisión no es algo a lo que el paladar del eurofán esté acostumbrado. Este año el público del certamen bailará, cantará y podría llegar a premiar el tema con el que concursa Italia, un ocurrente compendio de citas que ironiza sobre la moda zen y espiritual de los occidentales persiguiendo un modo de vida que les es ajeno.

Occidentali’s Karma, interpretada por Francesco Gabbani, revolucionó el festival de San Remo con sus referencias culturales y es favorita en Kiev. Como un Franco Batiatto electropop, el cantante invoca desde Heráclito a Marx e incluye azotes a la internetología, la todología de la Red, las adicciones de los «selfísticos anónimos» y a la cantidad de Budas en fila india que predican el Nirvana. 

Un gorila peludo danza con el cantante al son del estribillo: «el mono desnudo baila», una alusión al libro más famoso del zoólogo Desmond Morris, publicado en 1967 y que contempla al hombre como un simio desprovisto de pelo, el más evolucionado de la cadena. El autor, que ha visto crecer las ventas de su obra con el éxito de Gabbani, se confesó «fascinado por la belleza, cultura y riqueza» de una letra que Morris compara con Bob Dylan y John Lennon. Ha confesado el etólogo británico que el sábado él será el primero de los animadores de la squadra azzurra.

Valora este artículo

0 votos

El mono desnudo