Giros inesperados


Netflix y HBO han lanzado adictivas joyas del género true crime. En Making a Murderer, la clave de bóveda son las dudas más que razonables sobre la culpabilidad de un hombre que ha pasado más de media vida en prisión y que ya había sido condenado antes por error. La exposición en cadena de las lagunas y contradicciones generaron un movimiento en Estados Unidos para que se revisara el proceso y han tenido consecuencias legales. The Jinx rescata un caso sin resolver que salpica a una acaudalada familia neoyorquina. Antes de los títulos de crédito, da un estacazo que provoca una detención. El giro inesperado es la guinda de ambos trabajos. Tras estos bombazos, es como si este tipo de documentales estuvieran obligados a demostrar que el suelo judicial y policial por el que el espectador pisaba no era tan firme como parecía. Sucede también en Crimen en León, esa autopsia en alta definición del juicio por el asesinato de Isabel Carrasco. La incógnita, que no cuestiona la culpabilidad de las condenadas, surge al final, con el hilo suelto del que nadie había tirado.

Lo que la verdad esconde parece buscar esos flecos. Pero no siempre hay vuelta de tuerca. Ni es necesario forzarla cuando se dispone de un buen material y una gran historia. Aunque, en el caso de Asunta, el reportaje definitivo será aquel en el que los padres expliquen el proceso mental que los llevó a matar a su propia hija.

Valora este artículo

0 votos

Giros inesperados