Luis aguanta bien

.

Aguantó bien Luis. Tal y como se lo había pedido el presidente Rajoy, Luis Bárcenas soportó sin inmutarse los envites de la oposición, que tampoco fueron tantos, exceptuando un par de frases afortunadas.

 Pudimos ahorrarnos la comparecencia del extesorero porque conocíamos que no respondería; pero, sobre todo, porque tampoco era necesario que lo hiciera porque ya nos sabemos al pie de la letra lo que aconteció en Génova 13 durante su estancia como guardián de los dineros. Lo sabemos porque él nos lo contó desde las páginas de los periódicos, en declaraciones judiciales, en las pesquisas de jueces, fiscales e investigadores, y en los escritos de defensa. Sabemos lo de los sobresueldos, la financiación del partido, las trituradoras; que los mandamases estaban al corriente de todo; que se rompieron a martillazos los discos informáticos; conocemos, porque él nos lo dijo, a todos los que participaron en lo chanchullos.

Por eso la comisión de investigación de la financiación irregular, habitual o lo que sea, del PP, comenzó como se aguardaba. Bárcenas se las sabe todas y en estos momentos no le conviene echar más leña al fuego, no vaya a ser que se recrudezca como el de Doñana y haya que pedir refuerzos. Se trataba de aguantar y aguantó; como un gran profesional del enredo y la perversión. Y tuvo el detalle de no contarnos que por Génova corrían los sobres y que sus anotaciones contables son reales. No lo contó porque ya lo sabemos. Lo saben hasta en Kiribati. Que queda lejísimos.

Valora este artículo

1 votos

Luis aguanta bien