Ya les queda poco


Mientras la práctica totalidad de los españoles seguimos noqueados sin recuperarnos del ataque de las Ramblas y Mariano Rajoy disfruta del baño y masaje de los suyos en la carballeira de San Xusto, los independentistas catalanes mantienen su hoja de ruta y avanzan a pasos de gigante hacia la desconexión, que cada día que pasa dudamos más que alguien remedie civilizadamente y aplicando la cordura. 

La CUP y sus ayudantes del Junts pel Sí, presentaron ayer lo que rimbombantemente llaman Ley de Transitoriedad Jurídica, pero que no es otra cosa que una ley de la ruptura de Cataluña con España a partir del mismo momento en que se celebre el referendo y hasta que entre en vigor una constitución catalana. Un código, en definitiva, que trata de dar vida a una nueva república, y que marca las pautas de lo que los independentistas pretenden que sea el nuevo país.

Pero lo que hoy llama la atención no es tanto su contenido, que ya conocíamos en los puntos fundamentales, sino la trayectoria firme y sin derivas de sus promotores. El de ayer ha sido un gran paso y ya les queda poco. Si echamos la vista atrás veremos que frente al «no se celebrará» y «no entrará en vigor», están todos estos años en los que han ido avanzando en su estrategia inicial y sin dudar en ningún momento en seguir el camino marcado. Al inicio de esta disputa muy pocos creíamos que se pudiera llegar hasta aquí. Pero aquí estamos ya; al borde del abismo.

Parece ser que alguien del Gobierno acaba de decir, que es lo mismo que enterarse, que la paciencia tiene un límite. Y que eso augura acción frente al desafío. Lo que nos falta por saber ahora es si no será demasiado tarde. Porque se trata de atajar en semanas lo que por indolencia y vagancia no se impidió en años.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Ya les queda poco