A por Serrat

.

Todo son sonrisas y claveles y bocas llenas de democracia y libertad de expresión. Hasta que alguien comete la torpeza de cuestionar el referendo. Y si ese alguien es catalán, se desatan las siete plagas de Egipto desde el cielo independentista. Ahora le toca a Serrat. Audaces jóvenes separatistas nacidos en los confines de los 90 y más allá del 2000 dan lecciones al cantautor sobre dictadura y franquismo. Le mentan hasta a Pinochet. La enfermedad de la desmemoria borra la censura y el exilio sufridos por el artista. Deberían ver el documental El símbolo y el cuate. Tendrían que recordar que Serrat ya pagó muy cara su libertad en otros tiempos.

Muchos le llaman ahora pesetero y titiritero. Si fuera tan calculador, se hubiera quedado callado, sin molestar a nadie. Otros músicos son más afortunados. Lluís Llach se presenta en las listas de Junts pel Sí y es un héroe. Dice en un acto público que hay que tomar nota de todos aquellos que no colaboran con la causa soberanista para pasar factura en una Cataluña independiente y la vida sigue. Se le aplaude y se canta más alto L'estaca.

¿Pero seguirá cantándose a partir de ahora Paraules d'amor en las fiestas de Cadaqués en la que cada verano se juntan Puigdemont, Rahola y Trapero? Quizás convoquen una votación para decidir si le expropian la canción a Serrat, porque el autor no es digno de la obra y la obra debería ser del pueblo o, al menos de cierto pueblo. Eso sí, Cantares, de Machado, puede quedársela el facha de Joan Manuel. ¿Y Mediterráneo? ¿Qué hacemos con Mediterráneo?

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

A por Serrat