No es democracia


En los últimos cuarenta años nunca se había manipulado y prostituido tanto la palabra democracia. Quienes han llevado a la sociedad catalana al borde del abismo y sus compañeros de viaje, encabezados por Ada Colau y Pablo Iglesias, pretenden justificar el desafío al Estado invocándola. Malos tiempos estos en los que es necesario volver a recordar lo obvio. A todos.

Democracia no es saltarse la ley a las bravas y vulnerar el Estado de Derecho.

Democracia no es rebelarse contra un Estado democrático.

Democracia no es solo poner urnas, si no hay garantías.

Democracia no es convocar un referendo que no cumple los requisitos de la comunidad internacional para ser homologable.

Democracia no es la ley de la calle.

Democracia no es la ley del más fuerte.

Democracia no es acallar a la oposición.

Democracia no es acosar y señalar al discrepante ni llamar facha al que no te da la razón.

Democracia no es engañar ni mentir.

Democracia no es imponer.

Democracia no es unilateralidad.

Democracia no es fracturar la sociedad civil en dos.

Democracia no es romper todos los puentes ni dar un portazo al diálogo y la negociación.

Democracia no es presionar a los jueces.

Democracia no es acosar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Democracia no es adoctrinar y reclutar niños para la causa.

Democracia no es envolverse en una bandera partidista.

Democracia no es manipular los medios de comunicación públicos.

Democracia no es solo aplicar el Código Penal.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

No es democracia